Puntajes vs. Independiente: Uno en cada área

En un partido trabado, aparecieron uno en cada área para salvar a River. Marcelo Barovero tapó todo y Lucas Alario la mandó a guardar para el 1 a 0. Figuras excluyentes.


Marcelo Barovero (7): Todo lo que fue al arco pasó por sus manos y se fue para afuera. En el primer tiempo tuvo dos claras, una abajo de Rigoni. En el complemento, mantuvo a River en partido y después mantuvo la distancia.

Gabriel Mercado (6): Correcto en el ida y vuelta. Empañado quizá por el rendimiento del otro lateral pero impecable en defensa y colaborativo en ataque.
Jonatan Maidana (6): Bien por arriba, un poco bartolero en la salida. Colaboró a mantener el cero en el arco, algo que no se había dado en todo el desarrollo del Torneo de Transición.
Emanuel Mammana (6.5): Cada vez se piensa menos sobre quién tiene que ser el compañero de fórmula de Maidana en la cueva. Prestancia, resolutivo y con seguridad tanto por arriba como con los pies.
Leonel Vangioni (7): En el momento que más lo necesitaba, regresó. De banderín a banderín, clave en las dos áreas para cubrir las espaldas y desnivelar en ataque. Repitió con Alario la fórmula del gol de la final de la Libertadores. Qué lindo recuerdo…

Leonardo Ponzio (6): Cortó y distribuyó con criterio. Muy contenido cuando compartió mediocampo con otro combativo como Arzura. Se liberó para moverse en el complemento y ahí se vio lo mejor de él.
Joaquín Arzura (5): Errático pero con mucha determinación. Corrió la cancha de costado a costado con poco orden pero con buenas intenciones.

Leonardo Pisculichi (-): No llegó a jugar ni 20 minutos. ¿Estará en el Superclásico?
Pity Martínez (5): Por momentos una luz, por otros una luciérnaga débil y deambulante. Cuesta encontrarle 90 minutos de acción regular. Tuvo destellos de crack y grandes pasajes de intrascendencia y errores.

Rodrigo Mora (6): Más voluntad que fútbol. Juega para que Alario meta los goles y así se movió esta noche. Molesto para los rivales, peleador hasta el cansancio y siempre con panorama para encontrar al mejor posicionado.
Lucas Alario (7): 11 goles en 20 partidos. Una máquina. Juega en función del equipo, pivotea y distribuye, intenta siempre y lo consigue casi siempre. Desde afuera, por arriba, por abajo y cómo sea. Le dio a River tres puntos clave para seguir soñando.

Camilo Mayada (6.5): Entró afilado. A pesar del golpe en la cabeza, siguió yendo y yendo hasta el último minuto. Inteligente para asociarse y para entender cuándo pasar la pelota y cuando intentar la personal a pura velocidad y destreza.

Nacho Fernández (6): Entró a bajar la pelota al piso y lo consiguió con inteligencia y movimientos aceitados. Con poco, y sin tanta marca, hizo más que Arzura en un puesto que no le es ajeno pero en el cual juega más por necesidades de contexto que porque sea su lugar en la cancha.
Iván Alonso no calificó.

Imagen: Nicolás Aboaf.