Un regreso complicado

River demoró su vuelta de Venezuela por “temas logísticos y administrativos”. El tortuoso periplo a Varela, en su vuelta, no pudo ser peor. Gallardo sufre por las malas noticias y la CD prepara un duro informe.

“El Club Atlético River Plate informa que por temas logísticos y administrativos totalmente ajenos a la Institución, el plantel profesional pasó la noche en la ciudad venezolana de Maracaibo y estará saliendo hacia Buenos Aires en horas del mediodía de este viernes 26 de febrero”.

Con ese comunicado, River explicó porqué el plantel demoró 12 horas en regresar de Venezuela. La idea era tocar suelo argentino al mediodía, pero por problemas en la salida lo hará cerca de la medianoche en un charter privado.

¿Qué pasó? En principio, desde el aeropuerto no autorizaron al avión a despegar rumbo a Ezeiza.

El fastidio fue enorme. En Gallardo, porque le quita horas para planificar el partido del lunes con Independiente. En los jugadores, que hoy iban a gozar de un rato del día libre para volver a entrenar el sábado. De la dirigencia, que ya armó un informe severo para presentar en la Conmebol.

Porque River también la pasó mal en la ida, ya que cuando llegó a Valera no estaban los pilotos, en el aeropuerto no había luz y los micros que trasladaron al plantel desde allí hacia el hotel sufrieron problemas mecánicos por una falla en los radiadores.

Un regreso demorado. Complicado. De un fútbol sudamericano -y la organización de algunas federaciones- que parece de la prehistoria.