Barovero, cauto y emocionado

Marcelo Barovero no tiró manteca al techo tras el 4-0 y lagrimeó por la pérdida de un familiar y el problema personal de Leonardo Ponzio.

Tan cauto como emocionado. Así se mostró Marcelo Barovero luego del 4-0 en Venezuela. “Teníamos que pasar el sofocón de los primeros minutos, algo que es normal en cada visita. Después, aprovechamos nuestro momento y es una victoria muy buena para arrancar. La cancha estaba muy fea, si picaba antes iba a complicar a cualquiera. Nos vamos contentos y tranquilos pero hay que seguir”, tiró el capitán, quien inmediatamente se mostró emocionado.

El motivo fue la pérdida de un familiar cercano y también le dedicó la goleada a Leo Ponzio, quien no pudo viajar a Valera por la muerte de su cuñado y tuvo que irse de urgencia a Las Rosas.

Tras el lagrimeo, Trapo analizó el grupo 1 de la Copa. “Va a estar complicado con la victoria de The Strongest en Brasil (ante San Pablo), se terminó con la lógica que se veía de entrada. Hay que sumar. Lo importante es que venimos levantando. Está muy parejo todo. Mientras podamos mantener la localía este equio puede sumar en cualquier lado. Hay que trabajar partido a partido”.