Zurda mágica

Leonardo Pisculichi deestrabó el encuentro ante Trujillanos con una ejecución magnífica de tiro libre. La zurda mágica está intacta.


Se jugaban diez minutos del segundo tiempo y River tenía un tiro libre al borde del área. Por la posición era para un derecho, pero nadie se lo iba a sacar a Leonardo Pisculichi. Y así fue nomás. Con su zurda mágica, ejecutó magistralmente y clavó la pelota en el ángulo derecho, bien arriba, por encima del arquero Díaz, quien estaba parado en ese sector. Así, Pisculichi abrió la cuenta para que River empezara a ganarle a Trujillanos en Venezuela.

Como ante Independiente, Atlético de Rafaela o Chapecoense, Pisculichi volvió a meter un gol de tiro libre. Había estado cerca en el primer tiempo y pudo concretar en el segundo tiempo. Y casi hace otro gol con pelota en movimiento, pero el arquero alcanzó a desviarla y dio en el travesaño.

Luego, por otro tiro libre suyo vino el segundo gol. Le dio fuerte con su zurda, el arquero Díaz dio rebote y Lucho González metió la pelota en el arco.