15 años de Cavegol

Hoy se cumplen 15 años del debut del Cavegol en River. Repasamos su carrera con la banda, desde el primer partido contra Estudiantes hasta su última imagen levantando la Libertadores.

De General O´Brien a Núñez, y de ahí al corazón de los hinchas Millonarios. Esa es en muy pocas palabras la historia de Fernando Ezequiel Cavenaghi, pero tratándose de el 15° aniversario de su debút, merece un repaso detallado.

Su estreno fue un 11 de Febrero, pero de 2001, en el marco de la primera fecha del torneo clausura de ese año, El Más Grande se enfrentaba a Estudiantes de La Plata. Fue una goleada 6-2 y cuando faltaban 7´ para finalizar, El Tolo Gallego decidió hacer saltar a la cancha a un pibito en reemplazo de otro: salió Javier Saviola y entró Fernando Cavenaghi.

Después llegó el primer gol en una noche de Copa Libertadores en El Monumental ante Guaraní. Esa misma noche también se había dado el lujo de dar una asistencia para cerrar uno de sus primeros grandes partidos.

Durante la temporada 2001/2002 El Torito se anotó 22 goles y cuatro asistencias en 37 partidos. Para 2004, cuando dejó el club y se marchó a Rusia, tras haber sido sondeado varias veces por Juventus, que hasta había hablado de cederlo a Lazio, el Cavegol ya contaba con 72 goles 121 partidos. Durante su primer etapa conquistó tres torneos (Clausura 2002/2003/2004) y fue el encargado de romper la mala racha en La Bombonera, dándole al equipo de Astrada el triunfo frente al rival de toda la vida, cosa que no sucedía desde 1994.

Se lo extrañaba, cada tanto se sabía algo de él en ese destino tan exótico. Finalmente recaló en Francia, en donde enamoró a todos con 46 goles en 105 partidos. De ahí se fue con la gente metida en el bolsillo y nada menos que cinco títulos (incluyendo la Liga de ese país).

Tras dos breves pasos por Mallorca e Inter de Brasil, decidió que su aventura fuera de Argentina tenía que interrumpirse, lejos de contratos altos y, tal vez, una mejor calidad de vida, sintió que no era vida si River la pasaba mal. Tras el descenso en 2011 se ofreció, a pesar de la negativa de Passarella, para volver al club. El primero deseo pudo cumplirlo y fue el capitán en el estreno ante Chacarita. Con 38 partidos en los que convirtió 19 goles, fue una parte vital para la vuelta a primera, y cumplió el segundo anhelo. Lamentablemente, por esas cosas de la vida, del fútbol o simplemente por un acto de injusticia, no fue tenido en cuenta y se marchó a Villarreal.

Después de un semestre en España se mudó a Pachuca de México y al ya no estar tan lejos, comenzó a sentir que faltaba más todavía, que su historia en el club de sus amores no había terminado. Así fue como a principios de 2014 volvió a ponerse la nueve del Millonario. Durante su última etapa se metió en el top ten de máximos artilleros del club, llegando a 112 goles (el único todavía en actividad). También se dio el lujo de ganar el torneo final 2014, la super final de ese año, Copa Sudamericana, Recopa y el broche de oro: La Copa Libertadores 2015.

Fueron 212 partidos desde su estreno y ese pibe de O´Brien que entró por Saviola en 2001, salió el 5/8/2015 bajo una lluvia torrencial, que tranquilamente podría haber sido confundida con lágrimas de los hinchas, ya convertido en un ídolo y dejando una camiseta número nueve vacante hasta el día de hoy.