“Tengo que estar tranquilo”

El gesto incomodó. Para pedir silencio, de mínima, le falta un puñado de partidos aceptables y al Pity Martínez no le sobra como para darse ese lujo. “Tengo que estar tranquilo”, se defendió después de su mejor actuación en River.

Golazo, sin dudas. Después de eso, del 2 a 1, de la algarabía de la hinchada y (quizás) un par de “qué bueno que al Pity empiece a andar bien” de parte de algún simpatizante confianzudo… El gesto. El pedido de silencio y la incomodidad en la felicidad.

“Lo necesitaba en lo personal, por suerte se dio y es muy importante”, remarcó en relación a sus goles y continuó: “Necesitaba meter un gol, por suerte sirvió”. Vaya si sirvió, fue el mejor de un arranque que ilusiona.

Con rodeos, como en la cancha, encaró la pregunta por el gesto y remarcó: “Tengo que estar tranquilo, por ahí no te das cuenta, no pensás pero tenés que estar tranquilo para reaccionar y para jugar”, cerró.

Imagen: Nicolás Aboaf.