Puntajes vs. Quilmes: Tanto lo esperamos…

Poco más de un año se esperó una actuación así y lo más destacado no fueron los goles sino la inteligencia para moverse y asociarse. Pity Martínez fue el mejor de River en la goleada ante Quilmes. ¿Para vos quién fue el mejor?

Marcelo Barovero (7): Clave en el primer tiempo para sostener el arco y la ventaja. En el complemento, tiempista para cortar a tiempo las insinuaciones de Quilmes.

Gabriel Mercado (6): Importantísimo en el ida y vuelta para que el mediocampo quede nutrido sin que se desarme la estructura defensiva. Participe importante de la goleada.
Jonatan Maidana (6): Con un compañero de zaga improvisado, se acomodó con el correr de los minutos y cerró por arriba cualquier pelotazo con intenciones de gol visitante.
Eder Alvarez Balanta (-): No calificó, jugó menos de diez minutos.
Leonel Vangioni (6): Volvió a su época de todoterreno. De banderín a banderín, le dio salida a River y posibilidades en ataque cuando la decisión fue agrandar la cancha.

Leonardo Ponzio (7): Empezó en el medio y rápidamente se fue a la cueva por la lesión de Alvarez Balanta. Precisión en la salida, inteligencia para cortar, buen partido.
Nacho Fernández (6): Se movió por toda la cancha y fue imán para las patadas de Quilmes. Tiene ese toque distintivo y una capacidad para adaptarse que lo convierten en un estandarte.

Rodrigo Mora (8): Partidazo de Mora, no sólo por los goles. Peleó, corrió, metió y siempre ganó. Además, combinó para generar con los del medio y con Alario, su ladero. Un arranque que ilusiona.
Pity Martínez (8): Su festejo de gol es una foto nítida del momento que pasa Pity Martínez. Tuvo su mejor partido con La Banda. Marcó un gol clave para encaminar la victoria, generó para sí y en función del equipo (faceta que le suele faltar), y se fue aplaudido. La figura.
Nicolás Bertolo (7): Entró por la ventana y tuvo una actuación del nivel de las que lo trajeron a River. Movimiento, entrega, pase corto y precisión. Pisó el área con peligro, asistió y pudo convertir. Su mejor partido en Núñez.

Lucas Alario (7): Convierta o no, Alario es siempre una referencia de hacia dónde tiene que ir el equipo. No sólo en el juego, sino también en la entrega. Peleó todas, entregó siempre con precisión y si bien le robó el gol a Alonso, era lo que merecía.

Nicolás Domingo (6): Volvió a su casa y, a pesar de lo inoportuno de su ingreso, fue para cumplir con creces con las indicaciones de Gallardo y las pretenciones del hincha. Pase corto, cambio de ritmo y marca para balancear el medio.

Imagen: Nicolás Aboaf.