“Vuelvo a casa”

Remera a tono y un clima particular de nostalgia y emoción. Andrés D’Alessandro llegó a River y fue presentado como nuevo refuerzo. “Quiero ganar todo”, dijo como una declaración de principios.

“Bom dia”. Le costó el cambio de chip al cabezón. Ocho años en Porto Alegre pudieron más que sus raíces y después de una década con conferencias en portugués, le costó el primer acercamiento con el periodismo argentino.

Rapidamente, cambió la página y empezó a vertir conceptos con la claridad que maneja las cosas adentro de la cancha. “Nunca estuve enojado con el club desde que salí pero muchas veces se ha usado mi nombre de manera política y no es el camino correcto”, ponderó para empezar a clarificar lo que pasó en estos 13 años de lejanía.

“Yo quiero valorar lo que hizo esta dirigencia, cómo se manejaron las cosas porque es el camino. La honestidad, de hablar cara a cara y ver qué es lo que quiere cada uno. Cuando pido que el hincha me entienda es porque es pasional, fanático, lo conozco y quiero que se olvide lo que pasó porque vamos a vivir cosas lindas”, agregó.

Además, expresó: “River creo que hizo que las cosas vayan por el camino adecuado, intentamos todos hacer lo mejor posible para que este sueño de volver a mi casa después de 13 años se haga posible. Estoy muy contento, muy feliz, es un momento de emoción. Es un orgullo ser parte de este River hoy”.

En cuanto a su función en el equipo, se puso en el mismo lugar que el resto de sus compañeros. “Llego para ser uno más, para sumar, para ayudar en lo que necesiten. No tengo palabras por haber abierto la puerta. El camino fue el mejor, nadie supo nada hasta el último momento y eso fue lo mejor para que las cosas se hagan”.

Y cerró: “Estoy con hambre, estoy con ganas de jugar, de ganar cosas. Esa deuda que todavía tengo de ganar un título internacional. Llego a un equipo armado, con una base muy buena, un grupo que también lo es. Llego al subcampeón del mundo”.

Imagen: Nicolás Aboaf.