“Parece que Alonso tiene 20 años”

En medio de la controversia por la incorporación Iván Alonso, de 36 años, Antonio Alzamendi elevó la voz y, en diálogo con Café Veloz, dejó en claro que River está incorporando a un goleador vigente.

La imagen de Alzamendi festejando el gol en Japón allá por la década del ´80, sigue vigente en la memoria de los hinchas Millonarios cada vez que se habla de éxitos y de delanteros memorables. Al ser una figura de peso, con todo el derecho a opinar sobre el mundo River, siempre son bien recibidas las palabras del ex campeón mundial con River.

Justamente él, que conoce el puesto y la camiseta, se refirió a la nueva incorporación del equipo de Gallardo: “Alonso es un gran jugador, parece que tiene 20 años. Los años pesan si vos no estás en condiciones. El estuvo muchos años en México y fue goleador, vino a Uruguay y es goleador. Un tipo de área, es caprichoso, siempre quiere la pelota, y cuando está en el área te vacuna”, soltó el nacido en Durazno.

También hizo hincapié en lo que el veterano goleador puede llegar a aportar a la nueva idea que el Muñeco quiere plasmar en la cancha y volvió a minimizar el tema de la edad: “Es un jugador fenomenal definiendo, Gallardo no se lleva un jugador de 37 años, se lleva un jugador que le va a dar resultado a su sistema. Él conoce y ha recibido información, le va a venir bárbaro a River”.

Asimismo, el ex jugador de la selección uruguaya dejó una reflexión muy interesante acerca de Alario y su proyección a futuro: “Alario es un chico sin techo, es joven, tiene mucho para aprender. Es un gran jugador y se mueve muy bien. Si lo dejan – porque en cualquier momento se lo llevan- va a seguir aprendiendo y le va a dar mucho a River. No tengo dudas que todavía no ha dado el máximo”.

Después de haberle ganado el verano a Boca, Alzamendi recordó la importancia de jugar este tipo de encuentros : “Sabes que si derribas al rival de turno, podes sostener el año, lo tenés que ganar, no hay otra historia”. Y agregó: “No es que si lo perdés no pasa nada, pasa y mucho, los clásicos mueven todo, te mueven la estantería”.

Por último, recordó las sensaciones de haber llegado a lo más alto con el equipo del Bambino Veira y la reciente final del Mundial de Clubes, ante el equipo Catalán: “Era David contra Goliat. En los papeles todos sabíamos que iba a ser duro, la ilusión estaba, las ganas se tenían, pero hay que reconocer cuando un rival te gana bien. En este momento sólo el Bayern Münich o el Real Madrid pueden voltear al Barcelona”, reconoció. Finalmente, no dejó de hacer mención a lo que la conquista de la Copa Intercontinental significó en su vida: “Llevar el único título mundial que ganó River fue gracias a todos mis compañeros, pero yo tuve la fortuna de hacer el gol y es un orgullo. No todos tenemos el privilegio de estar en un momento como ese, fue mágico y nunca lo voy a olvidar, lo voy a llevar siempre en mi corazón. El hincha de River me lo hace vivir siempre”.