Un debut opaco

Augusto Batalla debutó en la Primera de River pero su rendimiento no estuvo acorde a las expectativas que se generaron en torno a él. Su nivel fue de mayor a menor. Fue recién la primera prueba para el juvenil surgido de las divisiones inferiores del club.


Augusto Batalla tuvo su primera vez en el arco de River pero el debut estuvo lejos de lo que sus condiciones prometen. El juvenil de 19 años, que llevó el número 42 en sus espaldas y se vistió de verde, tuvo un renidimiento que fue de mayor a menor. Por momentos tuvo solidez balo los tres palos y se exhibió seguro para descolgar algunos centros, pero en jugadas puntuales quedó algo expuesto.

En el primer gol de Independiente pareció no estar bien parado, más allá de la virtud de Claudio Aquino, quien sacó un potente remate cruzado que lo dejó sin chances. Y en el tercer gol del “Rojo” quedó a destiempo. Quiso salir a interceptar la pelota cruzada de Martín Benítez, no llegó y retrocedió sobre sus pasos. Ya era tarde porque Víctor Cuesta estaba cabeceando al gol.

Además, sus compañeros lo buscaron mucho para que salga con los pies pero en este rubro aún tiene que mejorar. No estuvo preciso, al margen de que algunas veces la pelota le picó mal. En otras oportunidades, rechazó apurado pero logrando alejar el peligro.

De todos modos, más allá de las cuestiones a corregir, Batalla seguramente tendrá tiempo y partidos para demostrar las capacidades que lo llevaron a estar en la consideración de Marcelo Gallardo.