Empezar

La primera editorial del año de Hernán Castillo.

Qué loco suena el “empezar de nuevo”. Después de todo lo que se sufrió hace demasiado poco y de todo lo que se disfrutó hasta casi ayer… Pero en eso andamos. River tiene que volver a ser, otra vez, en un rearmado casi fugaz.

Demasiado poco dura la gloria. Siempre pasa. Es  más que efímero ese disfrute. Ganás y tenés que volver a ganar porque enseguida te reclaman más. Y en River multiplica esa cuestión. Todos queremos más. Ya. Ahora. Se fueron Pezzella, Funes Mori, Sánchez, Kranevitter, Rojas, Teo Gutiérrez y Cavenaghi, de los que más jugaban,  y antes Ledesma, Carbonero y Lanzini, por ejemplo… Muchos. Algunos de la casa y otros traídos desde afuera. Se va a ir Barovero en junio y veremos qué pasa con Vangioni.

Hay que rearmarse, entonces. A simple vista: Casco, Bertolo, Pity, Viudez, Mayada, Lucho,Domingo, Arzura, Nacho Fernández y Alario, no alcanzan para suplantar todo lo que se fue. Es raro. Porque la evaluación que todos hacemos es lógica, pero qué pasa si nos retrotraemos a la llegada de Sánchez, Vangioni, Carbonero, Mora, Rojas y Ledesma, ¿estaban a la altura de River cuando llegaron? ¿O se hicieron fuertes en River? Ojo, porque pensandolo bien me guío por esta última. ¿Y porqué no pensar en lo mismo ahora?

Hay que rearmarse. Gallardo confía en que Mayada, Bertolo, Viudez, Casco y Pity Martínez den el salto ahora. Alario ya lo dio. Y con eso más la sobriedad de Barovero, Mercado y Maidana apuntalando a Balanta, puede alcancar para volver a ser. Los nombres no siempre garantizan éxitos. Veremos cómo sale la apuesta.