Febrero: Golpes y una estrella

Sigue el repaso del glorioso 2015 y Febrero fue uno de los meses más complicados del año. Goleada Superclásica, debut con caída en la Copa Libertadores, comienzo errante en el torneo y sólo la Recopa Sudamericana como sonrisa válida.

El primer día de febrero tuvo un mazazo, quizás el más duro del año. Es cierto que el resto del 2015 sería más propenso a las caricias que a los golpes y es por eso que se toma como referencia un partido de verano como piña… Pero un 5 a 0 en un Superclásico es una cachetada que se siente. Errores propios, inconductas, peleas internas y no mucho más para agregar. Venía de ganar todo, después ganaría aún más… Memoria.

La única semana de descanso que tuvo el mes fue la segunda y comenzó con la vuelta olímpica de los pibes de River con la Selección Argentina Sub 20. Y siguió con los grandes y la séptima estrella internacional, uno de los puntos más altos del 2015. Carlos Sánchez por dos, uno en cada partido, para un 2 a 0 en el global que dejó a San Lorenzo con las ganas y a River con una estrella más.

La ‘semana de descanso’ en febrero siguió con festejos. Fue 4 a 1 ante Sarmiento de Junín en el inicio del torneo con un Pity Martínez que ilusionaba con ser la mejor contratación de la historia, un goleador inoxidable y la contundencia que se buscaba. Sería un espejismo en un primer trimestre duro.

El cierre de febrero traía la ilusión de la Copa Libertadores, una obsesión. Pero en Oruro se empezaba a nublar el panorama después del 2 a 0 ante San José. Cachetada que sería más fuerte por el empate ante el débil Quilmes en el Monumental. Parecía que se venía la fea. Pero… Para ganar hay que sufrir y esta fue la etapa de penumbra en un año luminoso.