¿Se viene el 4-2-3-1?

Marcelo Gallardo piensa el 2016 y analiza cambios. Avisó que se viene otro River y evalúa un retoque táctico. El 4-2-3-1 lo seduce. ¿Cambia?

Desde que dirige a River, los sistemas que más utilizó Marcelo Gallardo fueron el 4-3-1-2 (en el arranque) y el 4-4-2 (se impuso en la Libertadores y así llegó al Mundial de Clubes).

El Muñeco ya avisó en su último contacto con la prensa que evalúa retocar el dibujo táctico. En un River que debe rearmarse con los históricos, los refuerzos que aún no rindieron y los que están por llegar, el DT no para ni en las vacaciones.

Tras el viaje a Japón y mientras acomoda el cuerpo y la mente al cambio de huso horario, Gallardo tiene en mente un nuevo sistema. ¿Cuál? El 4-2-3-1. Paradójicamente, el mismo que utilizó en su estreno, allá por 2014, contra Ferro por la Copa Argentina.

Claro, para jugar así necesita los nombres indicados para que todo rinda como él desea. Por eso piensa en Scocco, Silvio Romero, Nico Domingo, Gil Romero, Arzura, Nacho Fernández, algún marcador central y, por qué no, algún batacazo que sacuda el Monumental.

Hoy Gallardo está tranquilo con una hipotética línea de 4 porque se mantendrían los que le dieron buenos resultados: Barovero, Mercado, Maidana y Vangioni. Quiere recuperar a Balanta y sabe que Mammana está agazapado para quedarse con un puesto. Pero como habrá dos competencias -Libertadores y campeonato- quiere contar con un zaguero más para potenciar la competencia.

Sin Sánchez y Kranevitter, el mediocampo hay que rearmarlo. Sin un 8 a la vista, interpreta que juntando volantes por adentro le puede sacar jugo a los que definan arriba. Están Ponzio y Lucho González y ahí se pueden sumar Domingo, Arzura o Gil Romero y Fernández.

Más adelante cuenta con varios conectores, de los cuales hasta ahora no rindió nadie en plenitud: Viudez, Pity Martínez, Bertolo. Pisculichi, enganche, correría desde atrás, aunque el técnico lo valora mucho.

Mora puede ser una alternativa volcado a la derecha. Alario será el 9. Scocco podría sumarse como conector o como hombre de área. Driussi, si no se va, es una opción. Saviola es una incógnita, pero por ahora se queda.

El River 2016 ya está en marcha.