“Este era mi sueño”

River deberá estar en cada detalle para ganarle el domingo al Barcelona en la final del Mundial de Clubes. Lucas Alario, uno de los salvadores de la semifinal, lo sabe y manifesó: “En esta clase de partidos se juega pensando el partido más tácticamente que otra cosa”.

Entre 90 y 96 minutos para la historia. Sí, River deberá planificar hasta cuántos minutos se van a adicionar en cada tiempo. Y cada segundo será clave. La concentración, la entrega, el orden y la inteligencia para encontrar el momento justo para pegar el zarpazo. Enfrenta a uno de los mejores equipos de la historia y como tal deberá jugarlo.

“Nosotros tenemos el privilegio de jugar una final con el Barcelona. Tenemos que hacer un partido de la mejor manera. Con mucha concentración y actitud, podemos hacer un partido muy digno. Son jugadores que tienen muy pocos errores, pero trataremos de encontrarles algunos”, expresó Lucas Alario.

Estuvo cerca de no estar y hoy es líder y referencia para el juego de River. Es un faro sobre el que reposan la mayor cantidad de responsabilidades de mitad de cancha para adelante. Recordó el mal momento y confesó: “El día que me pasó lo del hombro me preocupaba porque mi sueño era poder jugar esta competencia y, por suerte, puedo estar”.

En cuanto al apoyo del hincha, y a la espera de otro banderazo histórico, Alario cerró: “El banderazo fue una cosa de locos. La cantidad de gente que paró el colectivo en la mitad de una avenida. Nos llegó el apoyo, se sintió. Si hay otro banderazo, nos gustaría estar”.