Calles rojas y blancas

Inolvidable despedida para el plantel en la Ricchieri antes de volar a Japón.

Habrá que agendar el 6 de diciembre como el día que la autopista Ricchieri, desde General Paz hasta el aeropuerto Ministro Pistarini, se vistió de rojo y blanco.

Una marea de gente, fanáticos ilusionados con la gloria, fue a despedir a River antes de emprender viaje al sueño del Mundial de Clubes.

Desde temprano, los fieles Millonarios se pusieron a los dos costados de la ruta para ver pasar el micro y vivar a sus ídolos, a los campeones de América.

Dos horas tardó el micro en llegar a Ezeiza desde el Monumental, donde también una multitud se apostó sobre la puerta de Udaondo.

Camisetas, banderas, bombos, humo de colores. Grandes, pibes, adultos, bebés. Autos, colectivos, camiones. Todos para ver a 23 tipos y un cuerpo técnico que va por la gloria. En el día que las calles fueron rojas y blancas.

Todos queremos que luego del 20, tras jugar una hipotética final, la fiesta sea mayor.