Una lesión por partido

En lo que va del semestre, sobre 25 encuentros disputados, el plantel sufrió 22 lesiones. Mucho.

En el semestre, River jugó 25 partidos desde el 3 de julio y sumó 22 lesionados. Demasiado de acuerdo a las pretensiones de Marcelo Gallardo y compañía. Aún así, pudo ganar la Libertadores, aunque se cayó en el torneo local. Con este mal debe convivir para encarar la última etapa de la Copa Sudamericana y rezar para que no se caigan más soldados pensando en el Mundial de Clubes.

Ante Vélez se sumaron Milton Casco y Leonardo Ponzio. “No son graves”, dijo Gallardo. El lateral tiene una lesión muscular en el aductor derecho, en cambio el volante la presenta en el isquiotibial izquierdo. El lunes, de algunos estudios médicos, se sabrá si llegan para recibir el jueves a Huracán.

Además, está entre algodones Marcelo Barovero, por un traumatismo en el peroné.

Con ese panorama, el Muñeco diseña lo que se viene. Al menos recuperó a Lucas Alario, quien sufrió una luxación en el hombro derecho y volvió con gol frente a Vélez.

El que sigue complicado es Leonel Vangioni. Su último partido fue el 30 de agosto. Se desgarró y se resintió cuando estaba para volver. Gallardo no se animó a confirmar una fecha exacta para el retorno del ex Newell’s.

Pocos jugadores zafaron en estos meses. Incluso algunos se averiaron dos veces, como Nicolás Bertolo y Tabaré Viudez. River está pagando caro el costo de competir más que cualquier equipo argentino en lo que va del año.