“No nos podemos agotar”

Se viven momentos de definiciones y, más allá del rendimiento, River sigue en pie en la Copa Sudamericana. Eso es quizás lo único destacable y por eso Marcelo Gallardo remarcó: “No nos podemos agotar”.

Declaraciones cruzadas en el seno de un equipo que pelea por mucho hace mucho tiempo y que cuando pierde, como hoy, tiene la fortuna de poder relativizarlo y pensar a futuro. Marcelo Barovero habló de cansancio y Gallardo desestimó ese sentimiento.

“Lo bueno del agotamiento mental es que estamos jugando por algo. Hay muchas cosas que son desafíos muy lindos como para agotarse en este momento. No podemos pensar en eso. El que esté agotado está en nosotros ver cuáles son las mejores opciones para que descanse o ver a otro que está mejor para jugar”, expresó. Y contó que no se va feliz de Brasil, pero… “No nos vamos contentos, pero la clasificación se logró y volvemos a jugar una semifinal de Sudamericana. Y eso no es poco”.

En cuanto al desarrollo del partido, opinó: “La sensación es rara, porque lo más importante fue conseguir la clasificación, pero no jugamos un buen partido. Le dimos la posibilidad a un equipo que se entusiasmó por momentos. Tenemos que trabajar y mejorar mucho. No tuvimos una buena noche en general. Hay que olvidarse rápido de este partido. El margen lo tenemos para mejorar”.

En consonancia con lo que pidió Carlos Sánchez, y consultado por el rival de las Semis, agregó: “Mi preferencia es que mejoremos como equipo. Tenemos 6 partidos, o a eso vamos a apuntar. Cuatro de Sudamericana y dos de torneo para intentar sostenernos hasta el final de la Sudamericana. Ése es mi pensamiento, más allá de con quién nos toque jugar”.

En cuanto a la polémica por la salida de Eder Alvarez Balanta, de pésimo partido, Gallardo cerró: “Él pidió el cambio. Le comentó a Leo (Ponzio) que estaba con alguna molestia y ahí nomás entró Mammana. Hay que recuperar no solo a él, si no a todos los que todavía están con desconfianza. Tenemos grandes jugadores y Éder es uno de ellos, pero tiene que creer y sentirse seguro, porque si empieza a dudar genera dudas en el resto y nosotros no podemos hacerlo hoy. Mucho menos en esa posición, donde no te perdonan”.