Puntajes vs. Chapecoense: No te vayas, por favor

River no encontró el funcionamiento en toda la noche. El único que no desentonó, el que se puso el equipo al hombro, fue Carlos Sánchez. El uruguayo marcó el gol que clasificó a Semifinales de la Copa Sudamericana y fue el autor de tres de los cuatro gritos del Millonario en la serie ante Chapecoense.

Marcelo Barovero (5): Más allá de ciertas intervenciones importantes, no da seguridad en la salida. Su responsabilidad en los goles empieza en el mismo momento en el que no sale a cortar.

Gabriel Mercado (4): Su sector fue un pasillo en el que defilaron durante toda la noche los punteros de Chapecoense. No pudo progresar en ataque, perdió constantemente en defensa.
Jonatan Maidana (5): Quizás sea casualidad pero baja ostensiblemente su nivel cada vez que comparte cancha con Eder Alvarez Balanta. Hoy cuando salió el colombiano mejoró. Antes, perdió por arriba y por abajo.
Eder Alvarez Balanta (3): No puede ser sólo futbolístico. El bajón del colombiano es una mezcla entre técnica, juego y cabeza. Todo mal. Perdió por arriba, es responsable directo en los dos goles y de milagro no propició un penal con expulsión. Pidió el cambio y no se lo veía lesionado…
Milton Casco (4): Su nivel asusta. No pasó los 5 puntos desde que está en River y eso que lo pagaron más de 3 millones de dólares. Flojo en defensa, errático en ataque y distraído en la marca.

Carlos Sánchez (6): No te vayas nunca, Carlos. El único que dio esperanza en un partido que se perdía, a todas las luces. Un gol clave y un rendimiento que no se condice con el nivel de sus compañeros.
Matías Kranevitter (5): Un poco más preciso que en la ida pero aún lejos de su nivel habitual. Cortó con criterio y se lo notó más cómodo cuando jugó como único volante central.
Leonardo Ponzio (5): Correcto en la entrega, apurado para la marca. Esto lo llevó a cometer faltas de manera reiterativa y debió salir para no dejar a River con 10.
Leonardo Pisculichi (5): Buen primer tiempo con aportes decisivos en la entrega y la pelota parada. El gol de River lleva su firma. En el complemento, con el equipo sin la pelota, poco pudo hacer.

Rodrigo Mora (5): La pelota casi no le llegó y eso lo obligó a retrasarse y correr más de la cuenta. Cuando la tuvo, tomó decisiones correctas. Sólo arriba no puede hacer lo imposible.
Sebastián Driussi (4): Incómodo, el pibe nunca encontró su lugar en la cancha. No fue delantero, no volvió con la marca como volante y se diluyó en la nada misma.

Tabaré Viudez (4): Entró para cambiar la historia y envió a River al fondo de sus posibilidades. No se hizo dueño de la pelota y cada vez que la tocó, la regaló.
Emanuel Mammana (5): Correcto en el fondo, tapó los baches que había dejado Alvarez Balanta y no se complicó aunque el rival lo exigió.