“Sabemos que el funcionamiento no es el mejor”

Mano a mano con Pasión Monumental Radio, Lucho González fue sincero y autocrítico. Sobre su actualidad, dijo: “Me voy sintiendo cada vez mejor”. 

- Con Chapecoense fueron contundentes sin generar tanto. Con tu presencia tuvieron buenos ratos, pero después les costó.

– Hicimos unos 20 minutos muy buenos hasta el gol de ellos. Quizás nos afectó un poco. No habíamos creado situaciones claras, pero teníamos el dominio y casi no nos habían llegado. Los últimos 15 minutos del primer tiempo erramos muchos pases y cuando eso sucede, se sufre. Por suerte en el segundo tiempo, que igual empezamos con menos ideas que en el primero, el gol de Piscu nos dio inyección y ánimo.

- Igual no todo es problema de eficacia…

– Nos está costando convertir, las chances están, estamos jugando bien. Otra vez nos pasó que en la primera llegada nos meten un gol, también nos pasó con Aldosivi. Aunque no quieras, te afecta. Pagamos caro eso. El equipo demostró otra vez que es fuerte, que le gusta ir a buscar el resultado, aún cuando no terminemos de jugar como queremos. Los partidos de Copa a veces se ganan así.

- ¿Estás sintiendo mucho el cambio de ritmo en el fútbol argentino?

– El ritmo lo ganaré jugando, me voy sintiendo cada vez mejor. Yo venía de Qatar, un fútbol diferente, no hay comparación. El fútbol argentino y sudamericano implica otro ritmo, otro volumen, es todo más físico. Sinceramente, partido tras partido, me siento mejor.

- ¿Cambió algo en la mentalidad del grupo con respecto a la Copa Libertadores?

– Sufrimos bajas en defensa muy importantes. Esa era la columna vertebral del equipo. Igual hay un plantel para que no se note la ausencia de alguien. Y lleva tiempo acomodar los movimientos. En la Copa ya se sabía y estaba claro. Y la defensa era sólida. Vos presionabas y sabías que atrás estaban ellos. Como dijo el entrenador: hay que volver a las bases. De a poco estamos soltándonos. Hay que conocerse más, eso facilita las cosas, pero no creo que haya relajamiento ni mala racha. Estos son momentos que un equipo suele atravesar. Y no hay excusas. Sabemos que el funcionamiento no es el mejor.

- ¿Se juega menos liberado por ayudar a los de atrás?

– No. Hay detalles que terminan haciendo la diferencia. Yo confío en mis compañeros. El entrenador nos pide presionar arriba y nadie piensa en si la defensa es buena o no. El jugadores precisa confianza, minutos, conocerse… Estamos en una transición, vamos en camino de ser un buen equipo otra vez.

- ¿Van más relajados a Brasil?

– No. Tenemos la experiencia de lo que pasó con Liga de Quito, donde también sufrimos con la altura. Generalmente los equipos brasileños cambian su forma de jugar cuando lo hacen de local. No creo que seamos ingenuos aunque sepamos que la diferencia de dos goles es buena.

- ¿Qué es Gallardo como DT? Fueron compañeros hace más de 10 años…

– Me ha sorprendido gratamente. Desde un primer momento nuestras conversaciones fueron claras y pensamos lo mismo sobre el fútbol. Que alguien tome las riendas y gane tanto es impresionante, hasta te sorprende. Cuando ves cómo trabaja, no hay dudas que los éxitos se lograron porque tanto él como sus ayudantes están todo el día pensando en River, en los entrenamientos, en los cuidados personales…

- ¿Jugaste alguna vez contra Barcelona?

– No. Jugué un amistoso con la selección contra Cataluña. Sé lo que son, pero para eso falta mucho. La cabeza está puesta en la Sudamericana.