Puntajes vs. Chapecoense: Goles son amores

En un partido de mucho manejo y dominación, River pagó caro los desacoples y tuvo dos equipos: Uno en defensa y otro en ataque. En ese contexto, Carlos Sánchez le sacó una luz de ventaja al resto.

Marcelo Barovero (5): Dos llegadas, una respondió con inteligencia y velocidad. La otra, lento de reflejos para atorar a Maranhao en la del gol de Chapecoense.

Gabriel Mercado (5): Sin problemas en la marca, no se aprovecharon sus trepadas por la derecha para ubicarse en posición de ataque.
Jonatan Maidana (4): Una noche irreconocible para el central de River. Desatento en la marca, débil de reflejos para cortar alto e inconstante en la entrega.
Eder Alvarez Balanta (5): Errores infantiles en la coordinación. Fino para la salida por abajo, lento e impreciso en la marca.
Milton Casco (5): Dio ventajas en defensa pero se proyectó como nunca antes lo había hecho en River. De hecho, el primer gol del partido lo tuvo como protagonista.

Carlos Sánchez (8): Cuando falte, River lo sufrirá. Dos goles para encaminar la clasificación. Pero no fue sólo eso, sino que se sacrificó en pos del equipo tanto en defensa como en ataque. Clave, factor explicativo de la victoria.
Matías Kranevitter (6): Intermitente, con poco le alcanza para marcar una diferencia. Bien en la contención, inteligente para la entrega de la pelota.
Luis González (5): Pase corto y siempre seguro, el correr del partido le jugó en su físico y se fue extenuado sin grandes aportes.

Leonardo Pisculichi (7): En un partido cerrado, su pie izquierdo es la llave que todo equipo necesita. Más allá de sus aportes en el juego, metió un golazo que encaminó un triunfo que parecía imposible.

Sebastián Driussi (5): Desaparecido, recién dijo presente cuando se iba el partido. Aportó en el gol que remató el partido (¿y la serie?)
Rodrigo Mora (7): Siempre un esfuerzo más que se valora y que obliga. Los defensores no se pueden relajar con él en el frente de ataque y hoy fue una muestra más de eso. Valor agregado para un rendimiento siempre parejo y determinante.

Tabaré Viudez (5): Alternó buenas y malas, colaboró en el tercer gol de River pero no pudo desnivelar con el grado que se esperaba.

Imagen: Nicolás Aboaf.