“No es todo Japón, Japón, Japón…”

Gallardo habló mano a mano con Pasión Monumental radio, por AM 990.

- ¿Cómo te motivás para jugar partidos por el torneo que ya no tienen mucho sentido?

– Sí, tienen mucho sentido estos partidos después de lo que fue la competencia de todo el año durante la Copa Libertadores y quedar relegados en el torneo sin poder pelear hasta el final.

- ¿Qué esperás entonces?

– Nos encuentra en una posición búsqueda de buen funcionamiento colectivo más que de lo individual, aún cuando sabemos que dependemos mucho de nuestros hombres.

- Desde afuera se nota que bajones pronunciados en algunos…

– Les hace falta jugar más y tener confianza. Otros tienen que acoplarse y serles útiles al equipo. Podemos tener dos o tres jugadores debajo del nivel, pero la estructura del equipo lo pueden y eso es un garantía. Si no generamos que la individualidades logran rendir en plenitud, entonces se complica todo.

- ¿Cuánto te afectaron algunas salidas para que se resienta el funcionamiento?

– Tenemos un plantel corto, no tenemos muchos jugadores, hubo convocados a la selección, lesionados y tenemos a los nuevos que los trajimos para que respondan. Y ahí es cuando lo colectivo debe ser el sostén principal.

- ¿Te está costando encontrar el equipo, sobre todo del medio para arriba?

– Es que no no se trata de decir este anda mal y lo saco, porque así nadie termina de consolidarse. Ahí decido yo según al que vea mejor, es mi costumbre. Siempre veo cuáles son las mejores opciones.

- ¿Por qué es habitual que no confirmes el equipo? Lo hiciste un par de veces y en partidos puntuales.

– El equipo lo doy cuando estoy totalmente convencido que es lo mejor para los jugadores. Esto no quiere decir que otras veces no esté convencido. Pero a veces el jugador necesita ese respaldo absoluto para meterse en la competencia.

- Hay una problemática en la izquierda del mediocampo. Juega Bertolo, juega Pity Martínez, ¿le vas a dar más chances a Driussi?

– Son todos de características diferentes, cada uno nos puede aportar incluso en otros lugares de la cancha. Hasta Lucho González lo puede hacer acompañando desde atrás. De a poco lo está logrando y se está adaptando al fútbol argentino, que es distinto, diferente, hay más fricción.

- ¿Qué le decís al hincha?

– Que es un momento en el que haya apoyar, darle para adelante. Yo sé las exigencias y hasta las he sufrido. No hay que dejarse llevar por el murmullo, hay que seguir insistiendo.

- ¿Pensás mucho el partido con Barcelona?

– ¿Sabés cuál es el problema? Mientras están todos en Japón, nosotros seguimos jugando. Todos tenemos ilusiones, pero las cabezas riverplatenses están allá y tenemos el torneo y la Sudamericana. Lamentablemente acá quedamos afuera de la pelea, pero los partidos hay que jugarlos y con seriedad. Está todo bien con el tema de Japón, pero falta y aún hay que tomar decisiones importantes para lo actual y para el futuro. Eso, quieras o no, influye en el entorno. No es todo Japón, Japón, Japón… nos faltan dos meses y pico. Yo tengo mucho trabajo por hacer.

- ¿Eso afecta al plantel en el enfoque?

– No podemos ser necios y dejar de reconocer que en el toreneo no estamos jugando por nada, pero acá siempre jugás por algo. La exigencia de River hace que tengas que ganar siempre. No podés tomarte recreos. No digo que entren relajados, pero en lo inconsciente juega. El hincha igualmente tiene presente que cuando jugamos por algo, el equipo muestra su perosnalidad y su temperamento.

- ¿Cuánto los perjudicó el viaje a Japón?

– Nos pasó en el momento que nos tuvo que pasar. Ahora vamos a defender el título de la Sudamericana. Trataremos de llegar hasta el final. Nos deberá mantener alerta.

- A la larga, ¿es una complicación ganar en el fútbol argentino?

– Si vos querés mantener una estructura de equipo sí, es una complicación. Argentina es un país de exportación de jugadores. No podemos hacer como en Europa. ¿Por qué el Barcelona gana? Porque mantiene la base y en el camino se refuerza. Acá hay que cambiar cada sesis meses y tenés que renovarte durante la competencia. Yo igual me relajo, no me gusta el conformismo, pero debemos ser conscientes de esta problemática.

- ¿Te desgasta mucho?

– A mí no, me genera un desafío superior tener que renovarte todo el tiempo. Me gusta ese desafío. Sólo que a veces cuesta más de la cuenta.