Le puso el hombro y ¿va al quirófano?

En el final del partido, a Lucas Alario le sacaron el hombro derecho de lugar y le harán estudios para comprobar si debe operarse o no. Igual, el santafecino no quiso dejar a River con 10 hombres y se la bancó hasta el final. 

+ ESTE EQUIPO NO SE RELAJA
+ SUFRIÓ Y PASÓ

Otra vez, Lucas Alario se había destacado como uno de los puntos más altos de River. Domínguez le había ahogado el grito a dos remates desde afuera del área, pero él seguía buscando el gol.

En el final del partido, se las iba a ver negras. Porque Norberto Araujo lo agarró con fuerza y le sacó el hombro derecho de lugar. De inmediato, el doctor Hansing y el kinesiólogo Bombichino se metieron adentro del campo de juego y se lo acomodaron para que pudiera jugar los últimos minutos.

Igualmente, cuando regrese al país le harán estudios para comprobar el grado de la lesión y si debe ser intervenido quirúrgicamente. Por ahora sólo es una luxación.

El ex Colón se lo tomó con tranquilidad. “Araujo me hizo palanca y ahí se me salió. Ya me habían operado del otro hace un tiempo”, reconoció.

Entre risas, Alario además blanqueó que previo al penal errado por Alvez, “le tiré maldiciones”.

Y cerró: “La pasamos mal, tuvimos un penal en contra. Y también un poco de suerte. ¿La altura? Es la primera vez que me toca jugar y se sintió”.

Imagen: Olé