Así, River

El campeón vigente arrancó con buen pie en la Sudamericana. Recuperó el buen juego y superó ampliamente a la Liga de Quito. Fue 2-0, con goles de Alario y Mora. La revancha el próximo miércoles, en Ecuador.

Así, sí. De a ratos volvió el mejor River, con toques, movilidad y decisión para llevarse puesto al rival. Y eso hizo con la Liga de Quito. 2-0. Buena ventaja para ir confiados a Ecuador el próximo miércoles.

De entrada se notó una profunda mejoría. Por arriba y por abajo, el Millonario comenzó a someter a los de Zubeldía, que tomaron una postura única: refugiarse cerca de su arquero Domínguez. Recién a los 41 minutos patearon al arco de Barovero.

El resto fue todo rojo y blanco. Por dominio y llegadas. River fue acumulando méritos para meter ponerse en ventaja. Un centro de Pisculichi encontró la cabeza de Alario. Mora metió una tijera defectuosa desde un lugar inmejorable para anotar. Bertolo no cerró bien una jugada a puro toque. Otra vez Mora inquietó con una media vuelta. Un tiro libre de Piscu dio en el travesaño. Había olor a gol.

Y éste llegó. Otra acción de muchos toques y profundidad concretada de gran forma por Alario. Pie izquierdo abierto, comba perfecta, imposible para Domínguez. 1-0 más que justo y merecido.

Tras el gol, River se planchó un poco, quizás por el cansancio de tanta presión en la primera media hora, aunque la diferencia había sido exigua de acuerdo al juego. Si se iba al descanso 2-0 no era una ridiculez.

En el complemento, la intención no varió mucho, aunque no tradujo en situaciones claras de gol. Por eso Gallardo incluyó al Pity Martínez, buscando una variante más picante que además le diera remate desde afuera del área.

Seguía siendo un monólogo de River, pero faltaba un gol más para ir más tranquilos a Ecuador. A Balanta se lo sacaron en la línea después de un corner de Pisculichi, una de las mejores noticias de la noche. Al enganche, más allá de su conocida pegada, se lo notó mejorado en la conducción y hasta se dio el lujo de tirar algunos tacos productivos.

Liga se quedó con uno menos por la expulsión de Romero y se colgó del travesaño más que antes. Con 25 minutos por jugar, había que meter el segundo. Lo tuvo Casco en una trepada, pero el 2 a 0 lo marcó Mora.

Un rato antes, Gallardo había sacado a Pisculichi. Entró Viudez, que clavó un puñal de zurda adentro del área para que el uruguayo anticipara a Araujo y estirara la cifra.

El campeón vigente empezó la Sudamericana con buenas sensaciones. Levantó el nivel. Posiblemente sea la mejor noticia más allá del buen resultado conseguido en la ida.

Imagen: Prensa River