Un marco imponente

Aunque se fueron tristes por la derrota, los hinchas de River armaron una fiesta.

La derrota dolió, pero el marco fue imponente. Globos, tirantes, un mosaico con la bandera de Japón en la San Martín alta.

River armó su fiesta en el Monumental desde temprano. Aprovechó para cargar a Boca: “El que no salta abandonó”, tronó bien fuerte cuando los de Arruabarrena salieron a la cancha.

El final los encontró con la desazón por el 0-1, pero nadie hizo reproches a la floja actuación del equipo, ese que los hizo delirar con la Libertadores.

Imagen: Nicolás Aboaf