Jugale unas Lucas a River

Con una tarde genial de Alario, autor de tres goles, el equipo de Gallardo no se baja del torneo. No redondeó la mejor actuación, pero recuperó la eficacia y volvió al triunfo luego de tres partidos. Fue 4-1 a Nueva Chicago (el otro gol lo marcó Driussi). Y el domingo se viene Boca.

Ganó River después de dos caídas y un empate y esa es una buena noticia. El equipo de Gallardo se recuperó, aunque no tuvo su mejor forma en Mataderos. El 4-1 es un resultado engañoso, aunque el campeón de América contó con la eficacia perdida gracias a un Alario intratable. Y por eso no se baja de la lucha. Jugale unas Lucas a River en este torneo. Dale

Por el ex Colón se puede explicar la goleada. Casi todo lo que tocó lo tradujo en goles de gran factura, con todos los recursos de un delantero que llegó como una apuesta y hoy es el 9 titular sin discusión.

A River le costó hacer pie en la defensa y en el mediocampo contó con poca contención, sobre todo por un Ponzio que estuvo flojo con la pelota y condicionado por una amarilla. Por eso en el entretiempo Gallardo decidió reacomodar las piezas ubicando a Guido Rodríguez de 5 y a Mammana de zaguero.

También jugó la suerte, ya que Chicago hizo ruido en los palos por un tiro de Masuero y un cabezazo de Gagliardi.

Con el descuento por el gol en contra de Maidana se sembraron las dudas y, cuando el Torito estaba para empatar, River pegó otra vez y se terminó la historia. Hasta Saviola pudo meter su esperado grito, pero el tiro se fue arriba.

Driussi metió el cuarto para decorar la fiesta ofensiva, más allá que el rendimiento colectivo no fue el mejor.

River sigue ahí, expectante, lejos pero en la pelea. El final del domingo lo encontró celebrando que achicó la diferencia. Está a nueve unidades de San Lorenzo y tiene un pendiente con Defensa y Justicia.

En Mataderos, volvió a ganar, que no es poco para un cuadro acostumbrado a festejar. Y que ahora se venga Boca.

Imagen: Nicolás Aboaf.