“Ni en sueños me imaginaba este presente”

Alario goza de su momento tras haber sido clave en el tramo final de la Libertadores. Y habla de su relación con Cavenaghi.

“La verdad es que fueron y son días de mucha disfrute, cada momento vivido es especial. En lo personal muy contento por haber jugado y ganado la Copa. Cuando llegué lo único que quería era por lo menos demostrar. Y fue clave la confianza del técnico”.

Lucas Alario todavía no puede creer haber entrado con el pie derecho en River. Un gol con Guaraní en la semifinal y otro en el choque decisivo ante Tigres lo pusieron en la historia grande de la Libertadores.

Este mundo nuevo para él aún lo deslumbra. “¿Si me pasaron cosas raras desde que llegué? Me piden más fotos, más autógrafos, sobre todo cuando salgo de los entrenamientos, se me arrima mucha gente. River implica mucho en la Argentina y en el mundo. Ahora quiero ir por más”, avisa el ex Colón, quien no pudo volver a su pueblo (Tostado, en Santa Fe), aunque “recibí mensajes y llamados de amigos y parientes que me hicieron emocionar”.

Alario se ganó un puesto como titular. Impensado hasta para él mismo. “No me imaginaba ni en sueños todo lo que viví, todo esto superó a lo que podía imaginar. Y estoy disfrutando”.

Nuevo en el grupo, cuenta que recibió muchos consejos y reconoce al “Chelo (Barovero) y Leo (Ponzio)” como los que más se le arriman. Y deja un párrafo aparte para su ya ex compañero Cavenaghi.

“Después de la final nos abrazábamos cada cinco minutos. Teníamos una emoción impresionante. Me guardé la foto de nuestro abrazo en Paraguay después del gol con Guaraní. Es una imagen para toda mi vida, compartir plantel con él fue impresionante”.

Ya se da manija con lo que viene. Lucas, autor de goles importantes (en Colón para ascender, en River para ganar la Copa), va por más. “Yo juego siempre de la misma manera. Es obvio que un día lo haré mejor, otro regular y algunos mal. Gracias a Dios hice uno contra Tigres y no lo olvidaré jamás”.