“No me quiero ir más de River”

El Pity Martínez y una sentencia que marca cómo le cambió la vida en menos de un año.

A Gonzalo Martínez la vida le cambió en ocho meses. Y eso que venía de ser figura en el Huracán que subió a Primera y ganó la Copa Argentina. Pero River es otra cosa, está muy claro.

Gallardo lo pidió hasta el hartazgo, con un club que invirtió casi 40 millones de pesos por su pase. A los pocos meses nació su primera hija, Pilar. En el medio se lesionó y le costó volver al nivel de sus primeros partidos. No terminó de ganarse el puesto como titular, aunque tuvo aportes determinantes. ¿Ejemplos? 1- Marín le hizo el penal que Sánchez cambió por gol en los octavos de la Libertadores contra Boca. 2- Clavó un soberano golazo para el 3-0 en Japón contra Gamba Osaka para ganar la Suruga Bank.

Aunque hoy no sea indiscutido y en su puesto haya mucho competencia, el Pity sentencia en Vorterix: “Hace poco que estoy en River y no me quiero ir más. No pienso en irme”.

Martínez la tiene clara: “Acá tenés que dejar la vida para ganarte un lugar, eso está muy bueno”. Ahora dependerá de él convencer a Gallardo, quien dentro del sistema 4-4-2 que implementó en gran parte del último semestre tiene no sólo al Pity como opción, sino también a Bertolo, Viudez, Driussi y hasta Lucho González, sin olvidar a algunos jóvenes que vienen pidiendo pista como Casquete.

Pero el Pity, que lleva en la espalda la número 10 que alguna vez fue de Gallardo, no se achica y confía en sus condiciones.