A 40 años de una noche histórica

El 14 de agosto de 1975, River cortó una racha de casi 18 años sin salir campeón. Con Labruna como DT, un equipazo y el aporte de los pibes el día de la consagración, el pueblo riverplatense explotó en un desahogo.

El 14 de agosto de 1975 fue un día que quebró para siempre la historia de River. Fue el día de sacarse la mufa, de gritar campeón tras 17 años y 8 meses. Sí, el más ganador del fútbol argentino estuvo todo ese tiempo sin dar una vuelta olímpica. Parece increíble, pero así fue.

La coronación se dio en la cancha de Vélez con un 1-0 ante Argentinos Juniors. El gol lo metió Rubén Bruno, un juvenil que era parte de los once que salieron aquella noche a Liniers, ya que los grandes estaban de huelga. River formó así: Alberto Pedro Vivalda; Rafaelli, Orlando Ponce, Zappia, Luis Alberto Jometón; Cabrera, Bargas, Bruno; Labonia, Gómez y Groppa. El DT fue Federico Vairo.

Pero la inolvidable campaña, con su gente copando todas las canchas, había sido obra del cuadrazo de Angel Labruna, quien en enero volvió al banco con un sólo objetivo: “Si regreso es para salir campeón”, se plantó ante el presidente Aragón Cabrera. Angelito ya había estado a las puertas del éxito en 1968 y 1970, pero River perdió dos torneos por cuestiones insólitas. De de la mano de Gallo al gol average…

El Feo trajo a jugadores de experiencia como Perfumo, Pedro González y Raimiondo. Confiaba en los pibes del club como el Beto Alonso, Morete y el Negro López. Tenía en Fillol a su arquero preferido. La chapa de Pinino Más también le sumaba. Así fue armando una estructura sólida, granítica y ofensiva.

River desfiló en la primera parte, pero se quedó en el último tramo, sobre todo tras la suspensión de seis partidos a su máxima figura, Alonso. Fue clave el 2-0 con San Lorenzo, en el Monumental, cuando Huracán y Boca acechaban. Ahí volvió el ídolo, metió dos goles y el Monumental tembló. “Jamás sentí un alarido tan fuerte como aquella tarde después del primer gol del Beto”, contó alguna vez el Mariscal Perfumo.

El once de gala era: Fillol; Comelles, Perfumo, Artico, Héctor López; Juan José López, Raimondo, Alonso; Pedro González, Morete y Mas. También jugaron mucho Mostaza Merlo, Sabella, Hugo Pena y Daniel Passarella.

River sacó 55 puntos en 38 fechas (por entonces se otorgaban dos unidades por partido ganado). Huracán y Boca quedaron a cuatro y cinco puntos respectivamente. Metió 72 goles y sufrió apenas 35.

Su máximo artillero fue el Puma Morete, con 24 festejos. Luego se iría a Las Palmas.

Imborrable. Inolvidable. Un River que quebró la historia. Aquel 1975 fue un antes y un después en la ilustre prosapia millonaria.