Puntajes vs. Gamba Osaka: El que siempre está

En las finales se agranda. Ahí no es un gran jugador, ahí es “el” jugador. Carlos Sánchez fue la figura de un River que no para de acumular estrellas y que buscará la 10° internacional en el Mundial de Clubes.

Marcelo Barovero (7): Después de un error infantil, levantó el rendimiento y se posicionó como uno de los mejores de la Copa gracias a atajadas clave para mantener la distancia y alejar el peligro.
Gabriel Mercado (7): Sin preocupaciones defensivas, fue como un puntero y convirtió el gol que empezó a sellar la victoria.
Jonatan Maidana (5): Lejos de las preocupaciones de los últimos partidos de la Copa Libertadores que lo erigieron como uno de los mejores de la competencia, fue importante para defender la pelota parada pero sufrió a sus espaldas en el peor momento de River.
Ramiro Funes Mori (6): Cortó con precisión en el primer tiempo, siempre lejos y para alejar el peligro. Cuando el equipo bajó el ritmo y empezaron las dudas en el fondo, fue el responsable de colaborar con Barovero para que no se acorte la distancia en el resultado.
Leonel Vangioni (5): Después de un primer tiempo con primacía en el ataque, se replegó en el complemento y pasó desapercibido. No sufrió en la marca pero tampoco se destacó en el otro arco.

Carlos Sánchez (8): En los partidos decisivos, Sánchez se destaca siempre. Esta no fue la excepción y en Osaka fue la figura de River Campeón. Abrió el resultado de penal y para ser el máximo anotador en finales internacionales. Luego, se dedicó a generar juego y pisar el área rival con peligro. Estuvo cerca del segundo en más de una oportunidad pero se dedicó a asistir. Partido completo del uruguayo que se sumó a la lista de la historia riverplatense.
Leonardo Ponzio (6): Cortó con criterio y repartió con seguridad. Clave en el eje de formación de juego de River, complemento ideal para Kranevitter.
Matías Kranevitter (6): Replegado unos metros atrás de la divisoria central, el Colorado tiene todo el panorama de la cancha. Hoy, unos metros más adelantado, tuvo la misma capacidad para cortar, asociarse y distribuir.
Nicolás Bertolo (6): Empieza a ser importante en el ataque y la gestación. Después de un comienzo con mala pata, el ex Banfield se destacó en la final de la Libertadores y hoy fue clave para la apertura del marcador ya que recibió la falta que derivó en el gol de Sánchez.

Javier Saviola (5): Poco participativo, erró los caminos en la definición. A pesar de algunos momentos de ausencia, demostró toques de calidad que animan a pensar una recuperación para lo que viene.
Sebastián Driussi (6): Movedizo, escurridizo y encarador. Driussi empezó de punta pero se movió por todo el frente de ataque y se replegó en la búsqueda y la recuperación para ser punzante en los últimos metros.

Gonzalo Martínez (7): Golazo para un cuadrito. Con el perfil cambiado, y sin tantas responsabilidades de contracción a la línea, el Pity la colgó del ángulo para decretar la goleada en Japón.
Tabaré Viudez (5): Entró de punta y poco pudo hacer de frente al arco. Se asoció tímidamente con sus compañeros y si bien no cometió errores, tampoco desniveló el juego en los últimos metros.
Luis González (5): Con pase preciso pero poca participación, Lucho demostró su calidad distintiva pero no pudo pesar en el partido.
Leonardo Pisculichi (5): Toques cortos, gambeta para desmarcarse pero poco punzante en los últimos metros. Lo bueno es que River empieza a recuperarlo y para el futuro cercano es una gran noticia, su zurda nos merece.