Tema a definir: la renovación de Gallardo

El técnico está cerca de arreglar su continuidad. Le gustaría firmar por un año, pero D’Onofrio quiere que lo acompañe hasta el final de su mandato. La idea de seguir siendo competitivos.

“Con D’Onofrio hablamos siempre. De hecho, después de la charla técnica en la concentración, estuvimos conversando un rato largo. Y fue un abrazo sentido el que nos dimos. Un abrazo a un tipo que aprecio mucho, con capacidad para gestionar y entender lo que uno quiere. Por eso le dije que vamos a seguir con la intención de llevar a River a lo más alto siempre y cuando las condiciones estén dadas para más”.

-El ya avisó que te quiere hasta el final de su mandato. Con lo que decís, al menos vas a seguir después de diciembre.

-Yo estoy y me siento muy bien y feliz.

-¿Entonces?

-Decirte en este momento que me iría no sería sincero. Yo esperaba que terminara la Copa y ellos ya vienen hablando. Y saben que me voy a quedar hasta que me sienta bien, hasta que vayamos de la mano juntos y que los resultados acompañen. Me pongo objetivos a un año, es la realidad, porque en nuestro país los proyectos a largo plazo, salvo excepciones, no se llevan a cabo.

-¿Y ahora?

-Como ya lo dije: vamos por más. Vamos a seguir trabajando para hacer un equipo mejor.

Los objetivos de Marcelo Gallardo son claros. Así lo dice en el diálogo con Olé. En el medio de la euforia por la obtención de la Copa Libertadores, el técnico propone ir más allá. No confirma su continuidad, aunque desliza sus ganas y lo bien que se siente en Núñez.

Del otro lado, la propuesta es concreta: renovar por dos años el vínculo que finaliza el 31 de diciembre. Ojo: Gallardo no querrá hacerlo a cualquier precio y hasta preferiría meter el gancho por una temporada. Sí, aunque le sobre paño en el mundo River, sabe que los desgastes son importantes y que los resultados mandan. Sí, aunque él haya ganado tres títulos internacionales en menos de un año y esté con altas chances de seguir dando vueltas olímpicas.

Palabras más, palabras menos, el Muñeco le dijo a D’Onofrio y Francescoli que “si ustedes me ayudan a seguir siendo competitivos, sigo, no hay problema”. ¿Qué es seguir siendo competitivos? No desmantelar el plantel. Y si esto ocurre porque las ofertas son muy buenas, traer jugadores de la misma o más jerarquía del que se marchó.

River va a vender a Kranevitter al Atlético Madrid. Funes Mori (Villarreal) y Vangioni tienen ofertas dando vueltas, a Barovero lo han llamado de varios lugares. Mammana y Balanta también son joyas preciadas desde Europa.

En el club celebran que no hay urgencias para vender. Que el déficit operativo está en cero. Pero también entienden que si de pronto cae una oferta y un futbolista busca un reaseguro económico, nadie se los va a impedir.

Así está el panorama hoy. Las partes son optimistas. Y si la dirigencia lo acompaña a Gallardo en sus pedidos, algo que a priori se descuenta que va a suceder, en cualquier momento estampa la firma y renueva. Como todo River espera.