“Este equipo sabe jugar finales”

Confiado, Gallardo le pone fichas a sus hombres, aunque no subestima a Tigres. Y avisa: “Perder no es una tragedia”.

Luce seguro. 48 horas antes de la final de la Libertadores confirma los once, pero la seguridad también se trasluce en otros gestos de Marcelo Gallardo. El DT campeón de la Copa Sudamericana y la Recopa va por su obra cumbre: la Libertadores.

“Es un partido que va a ser memorable. Estamos ante una posibilidad de mucho valor, de mucho prestigio. La ansiedad existe, no es malo que suceda. Pero este equipo sabe jugar finales”, se planta como cuando se ponía la 10 en la espalda.

El Muñeco es protagonista otra vez de una final como hace 19 años, aunque ahora del otro lado de la línea de cal. Confía, pero no se confía. Y valora a Tigres: “Para mí sería muy raro que a sus jugadores les tiemblen las patas. Tienen experiencia”.

Se imagina el duelo: “El partido va a ser duro, difícil. Tigres es un buen equipo, ya lo dije. Ellos quizás ahora no quieran asumir el protagonismo como hicieron en su casa. Nosotros nos tenemos que hacer más fuertes con relación a México. Tomando recaudos porque ellos tienen jugadores desequiibrantes. Queremos jugar lejos nuestro arco, pero no lo pudimos sostener, apenas 20, 25 minutos. El calor fue bastante decisivo para mantener ese nivel. Y después nos defendimos bien, que es un arma más dentro de las posibilidades de este juego. El miércoles también hay que hacerlo”.

Las sensaciones de Gallardo “son buenas”, aunque le molesta la sanción de la Conmebol. Y le tira con todo a la casa madre del fútbol sudamericano: “Habrá gente capacitada para estar en el campo de juego (sus ayudantes, Biscay y Buján). Igualmente, voy a estar, nadie me va a impedir no estar. Es mentira que no voy a estar en la charla, sólo no estaré en el banco de suplentes, nadie tiene derecho a obligarme a no entrar al vestuario”.

Le preguntan por el futuro, ya que D’Onofrio quiere renovar el vínculo que se vence en diciembre de este año hasta fines de 2017. “No está resuelto, estamos enfocados en esta final, veremos después cómo se sigue desarrollando todo. Estoy cómodo en este lugar, me siento bien, feliz de estar acá, disfruto de lo que hago, no creo que vaya a haber muchos problemas. Tampoco pienso a largo plazo, esto es fútbol y los resultados mandan. Mi desafío está en el corto y mediano plazo, eso es lo que va marcando el termómetro del hincha”.

No hace un drama cuando está tan cerca de la gloria: “Perder no sería una tragedia. Entiendo que los mexicanos sean invitados, pero Tigres se esforzó para ganar esta Copa. Es una final y será muy disputada y con mucha intensidad. No se trata de rivalidad de países: es River contra Tigres, nada más. Yo sólo sé que estos jugadores van a dejar todo en la cancha”.