“Nuestra mayor virtud es la mentalidad”

Está en el lugar que siempre quiso estar y ante una de las situaciones que más imaginó desde que decidió ser entrenador: La final de la Libertadores. Horas antes del primer duelo ante Tigres, Marcelo Gallardo dejó en claro que se está escribiendo una nueva historia. “Más allá de que hayamos jugado en esta Copa, hoy hay en el medio algo mucho más importante y es la posibilidad concreta de salir campeón”, destacó.

+ ASÍ FORMARÍA RIVER
+ MAÑANA SE CIERRA LA VENTA DE ENTRADAS

El 3 a 3 en el global ante Tigres es cosa del pasado. Claro está: En el primero de los cruces la idea de una hipotética consagración era territorio del anhelo absoluto; mientras que en el segundo choque sólo había espacio para soñar con una clasificación a octavos. Por eso, las finales serán un nuevo capítulo, definitivo y trascendental.

“Ese resultado de empatar 2-2 en la fase inicial nos sostuvo después de estar más de 80 minutos afuera de la Copa. Son situaciones que en definitiva te fortalecen y te vas sosteniendo a base de esto. Nos tocó entrar y empezamos a cruzarnos con los más poderosos. Es bueno remarcarlo, supimos aprovechar esas oportunidades. Esta es una final, jugamos algunas otras también y ésta es la de mayor significado. Es una Copa esquiva desde hace muchos años. Va a ser un nuevo desafío para este plantel que ya hizo sus cosas buenas”, analizó Gallardo.

Y para él también es todo nuevo, a pesar de haber conseguido levantar la última Copa Libertadores que luce la vitrina de River. “Los años han pasado para todos, tuve el privilegio de haber entrado en ese equipo de la última Libertadores, fue un trofeo más a nivel internacional y me llena de recuerdos y gratitudes, era muy joven y chico. Y ahora es totalmente diferente, desde otro lugar, pasaron mucho años. Es una experiencia única en el lugar que quiero y adoro estar. Me tiene muy expectatante, estoy tranquilo y trato de reflejárselo a los jugadores. Hay mucho en juego pero estamos bien”, expresó.

De cara al duelo directo contra Tigres, comentó: “Sabemos de la importancia de jugar un partido de 180 minutos. No vamos a cambiar nuestra idea de jugar. Se siguen teniendo recaudos de los buenos jugadores de Tigres, que funciona muy bien, pero no perdiendo de vista lo que hacemos nosotros”. Y amplió: “Son dos de los mejores de esta Copa sin lugar a dudas, habrá que jugar un partido muy bueno para no estar sufriendo. No va a terminar siendo decisivo el partido de ida”.

Ante lo que se supone sea una de las últimas noches de desvelo en esta Copa Libertadores, el DT de River paró la pelota y cerró: “Es muy fuerte todo lo que está viviendo, uno a veces no lo disfruta porque la dinámica del fútbol es rápida y a veces no se detiene. Aunque tomo el momento con mucha tranquilidad, consciente de lo que estamos jugando. Transmito que por algo están acá, costó mucho, el esfuerzo de un semestre que comenzó en febrero. Esto es jugar una Copa después de tantos años y ellos están muy metidos en lo que es esta final, más allá del nerviosismo lógico que es bueno que exista, de esa adrenalina que te pasa previo al partido”.

Más declaraciones de Gallardo:

En Paraguay no nos metimos en situaciones que no conocemos, como es jugar cerca de nuestra área; puede pasar si el rival te somete a eso y esperemos que no suceda y, si sucede, estar unidos y ser compactos, intentaremos ganar. Si estamos bien, podemos ganar.

Los dos equipos se respetan más allá de lo que se pueda generar afuera y en el entorno, que va a ser similar en Buenos Aires. Pero siendo realistas, hay dos muy buenos equipos que por algo llegaron a esta instancia.

Tigres tiene buenos futbolistas, Sobis y Gignac son interesantes y juegan bien, hay dos extremos… Tigres es un equipo bastante sólido en todas sus líneas, hay que tener atención en los que definen partidos.

La base de los dos equipos se siguen manteniendo más allá de los jugadores. Los refuerzos potenciaron a los dos equipos y eso lo hace más atractivo. Si bien en esos primeros partidos no nos sacamos ventaja, ahora hay muchas cosas más en juego.

No me detengo a pensar en lo personal, si hay algo que rescato es el grupo de trabajo. Tengo el privilegio y la suerte de liderar y trato de hacerlo de la mejor manera. Si ganamos, ganamos todos. Y perdemos, perdemos todos. No me lo pongo a pensar en lo individual.

Somos más peligrosos cuando atacamos que cuando defendemos, aunque hay que defender. Intentamos poder tener esas dos herramientas como un arma que se destaca. Todos atacan cuando tienen que atacar y defienden como tienen que defender. Nosotros jugamos nuestro partido e intentamos pensar lo mejor para el equipo.