Ojo, Trapito

Barovero está al límite de amarillas. Una más y se queda afuera de una hipotética final.

En Paraguay perdió a un bastión como Leonardo Ponzio, quien llegó a las tres amarillas. Ahora, Gallardo desea que no le pase lo mismo con otro jugador clave pensando en una hipotética final.

Porque Marcelo Barovero vio dos veces la tarjeta en la segunda ronda de la Libertadores. Una más y se perdería el primer chico con Inter o Tigres. Claro, primero hay que asegurar la historia en Asunción. Pero Trapo se debe cuidar. Ojo.