Le Cave pelear arriba

Cavenaghi la rompió. Metió cuatro goles para ganar 5-1 en Rafaela (el otro lo hizo Guido Rodríguez) y quedar a tres puntos de Boca.

+ LOS PUNTAJES DE LA GOLEADA
+ INSTINTO ASESINO
Con titulares o suplentes, a este River lo tenés que liquidar de verdad para ganarle. Aunque lo domines, si le dejás un resquicio, sos boleta. Así pasó en Rafaela. Terminó holgado un partido que de a ratos fue parejo. Pero la contundencia de Cavenaghi fue demasiado.

Porque Atlético salió a presionar adelante, lo complicó de entrada al cuadro de Gallardo. River estaba incómodo. Si bien el partido era abierto, le costa manejar los tiempos, sostener la pelota y generar ataques.

Pero así es el fútbol… River, lo dicho, no estaba bien. Parecía improbable que encontrara la ventaja, aunque el gol llegó. Porque tuvo paciencia, soltó bien por las bandas y cerró la jugada por adentro. Varios toques, centro desde la derecha de Solari, cabezazo de Tomi Martínez en el primer palo y empuje de Cavenaghi sobre la línea del arco.

El Torito ponía su primera frutilla del postre, aunque no se quedaría sólo con eso. Al toque, otra vez apareció su instinto animal para oler que el zurdazo del pibe Vega iba a dar en el palo y le iba a quedar a él para tocarla de cabeza. 2-0.

Con la ventaja, River se relajó un poco y la Crema descontó por Barboza Ullúa. De acuerdo a lo sucedido, era justo el premio para los de Astrada.

El Millonario empezó en el complemento con muchas dudas e incapacidad para tener la pelota. Rafaela iba con Morales como abanderado y River, agazapado, encontró respuestas en Mayada y en Cavenaghi. Centro preciso del uruguayo, cabezazo del 9, bien ubicado para liquidar la historia.

Gallardo movió el banco. Hizo debutar a Casquete, con Guido Rodríguez armó un 4-4-2, hubo minutos para Boyé. El ecuatoriano le hizo meter el cuarto gol al Torito, Rodríguez clavó el quinto. Terminó más tranquilo de lo pensado, casi floreándose y a pura contundencia.

Al River copero le Cave pelear arriba.

Imagen: Prensa River