Aguirre dijo adiós

Final de una historia que alargó su último capítulo pero que, fuera de River, se precipitó. Martín Aguirre le dijo adiós al fútbol después de tres años de lucharla. “Esto no tiene arreglo, no hay ninguna operación que me ayude a mejorar”, sentenció en diálogo con Radio Güemes.

El domingo 28 de 2012, la vida deportiva de Aguirre tuvo un quiebre definitivo. El 2 a 2 en su primer Superclásico con River quedó en el fondo de sus recuerdos y la rotura de ligamentos que sufrió lo marco para el resto de su carrera. Desde ese día, jamás pudo volver en plenitud.

“Me operé cuatro veces de la rodilla, veo un quirófano y lloro. Sin querer tuve que tomar una decisión difícil a puro llanto. Es un duelo, lleva tiempo acostumbrarse”, remarcó el bahíense de 33 años.

Todos sus regresos se vieron truncados rápidamente y si bien jugó un par de partidos entre 2013 y 2015, nunca pudo jugar más de cuatro encuentros de corrido, tanto en Primera como en Reserva. Su último intento fue en junio ante Liniers y por la Copa Argentina. Luego, se terminó su contrato, quedó libre y ya en soledad tomó una decisión que evaluó en reiteradas ocasiones y recién hoy tomó.

“Hace tres semanas estaba entrenando y se me volvió a inflamar la rodilla, ahí tiré la toalla. Esto no tiene arreglo, no hay ninguna operación que me ayude a mejorar. Tengo muchas ganas de hacer la carrera de técnico, me apasiona todo lo táctico del fútbol. La idea es seguir trabajando ligado al fútbol”, cerró.