Puntajes vs. Temperley: Golazo y caudillaje

Autor de un golazo antológico, Ramiro Funes Mori no sólo convirtió sino que también fue un bastión en defensa y en la recuperación alta de la pelota para someter al rival. ¿Para vos quién fue el mejor del equipo?
Julio Chiarini (5): Poco para hacer en el gol. Casi no lo atacaron y cuando le llegaron respondió con tranquilidad y seguro.

Augusto Solari (5): Pasó mucho al ataque pero perdió una y otra vez con Esparza, desde ahí vino el gol y las más profundas del rival. No desniveló.
Emanuel Mammana (6): Cumple siempre y esta vez no fue la excepción. Cubrió con sobriedad, cortó en ambos laterales y salió con claridad desde el fondo. Probablemente sea titular ante Guaraní.
Ramiro Funes Mori (7): Lejos el mejor de la cancha. No sólo aportó un gol (Golazo), sino que fue clave en la defensa. Cortó alto, repartió con criterio y casi marca el de la victoria.
Leandro Vega (5): Mucha proyección, poco aporte. No sufrió en defensa, cubrió bien su espalda y se recuperó en las contras.

Camilo Mayada (4,5): Si sólo se tratara de correr, tendría un 10 todos los partidos. Pero no, hay que jugar. Y en ese rubro su aporte suele ser escaso. Errores en la entrega, poco desequilibrio y asociación.
Matías Kranevitter (5,5): Sólo en el medio para el equilibrio, recuperó y entregó con precisión. Sería titular ante Guaraní pero con compañía ya que compartiría la marca con Ponzio.
Sebastián Driussi (5): Arrancó muy bien, con desnivel y asociación. Se fue apagando en el final del primer tiempo y se desdibujó en el complemento.

Javier Saviola (4): Comenzó a pura pared y no participó desde los 20 en adelante. El poco peso ofensivo de River hizo que todos los delanteros cayeran debajo de la línea de aprobación.
Fernando Cavenaghi (4): Lejos de incomodar, fue el que menos la tocó de los de arriba. Es cierto que la nula creación de juego de la mitad para adelante le pasó factura.
Lucas Boyé (4): Es puro intento y técnica pero no desequilibra y termina tomando malas decisiones. No es la primera vez que arranca con ilusión y se desdibuja a medida que comienzan a acumularse errores personales.

Luis González (4): Entró con la premisa de hacerse dueño del juego de River y el equipo terminó sin patear al arco. Poca influencia en la elaboración, aportó en la marca.
Gonzalo Martínez (4): Seguimos esperando su gran partido. Por ahora, todas insinuaciones. Se esperaba que sea el vértigo en los últimos metros y sólo aportó desde la pelota parada.
Lucas Alario (4): Lo buscaron siempre por arriba pero no pudo bajar ninguna y menos patear al arco. A su favor, entró en el peor momento de River y ante un rival que sobrepobló el área.

Imagen: Nicolás Aboaf.