Puntajes vs. Tigre: Manos de fierro

En un partido con posesión casi absoluta, Barovero apreció en momentos claves para salvar goles y cerrar el arco. Por eso, por prestación e importancia en sus intervenciones, fue el mejor de la cancha.

Marcelo Barovero (7,5): Le llegaron tres veces y todas de manera clara. En la primera, salvó un mano a mano en el área chica. En la segunda, le achicó a Menossi. En la última salvó el partido contra Galmarini. Figura, indispensable más allá de los pocos ataques de Tigre.

Augusto Solari (6): Se le reconoce el esfuerzo, el entusiasmo por buscar siempre aunque no siempre las termine bien. Se movió como lateral-volante y no sufrió en defensa, mejoró el retroceso. Le falta ser más claro en la definición en ataque.
Jonatan Maidana (6): Sacó todo por arriba contra un delantero potente y maniero como Luna. Salió siempre con criterio, cubrió bien a sus espaldas.
Eder Alvarez Balanta (5): No puede levantar. Después de un largo período de inactividad, se lo ve lento e indeciso. Sufre en defensa y también en la salida. Lento para cortar a los laterales.
Leonel Vangioni (5,5): Pasó en todas, no siempre con igual prestancia. En defensa descubrió su espalda y por ahí llegaron las más claras del rival.

Carlos Sánchez (5): Empezó bien y se fue apagando. El largo recorrido en su temporada y la falta de un descanso parecieron evidenciarse en un cansancio marcado. Debería descansar contra Temperley.
Leonardo Ponzio (7): Una fiera en el medio. El único con características defensivas de un mediocampo a puro juego y toque. Recorrió la cancha de área a área por el sector central, siempre cubriendo las trepadas de sus compañeros con igual criterio y determinación.
Gonzalo Martínez (6): El más atrevido en el segundo tiempo. Si bien no pudo terminar todas bien, siempre la pidió e intentó. Se valora el esfuerzo, le falta en el final pero se le ven condiciones y ganas para demostrar.

Leonardo Pisculichi (-): No calificó, jugó menos de 20 minutos.

Rodrigo Mora (5): El sistema le jugó una mala pasada. No siente el hecho de estar anclado en el área. Tuvo que salir y se tropezó con sus compañeros. No pudo pesar en la faz ofensiva más allá de la lucha.
Sebastián Driussi (5): Desaparecido y con irregulares colaboraciones en equipo. Su aporte como volante parece ser más decisivo que en función de delantero.

Luis González (6,5): Entró con calidad suprema y prestación de la mejor época. Tocó, repartió con criterio y pisó el área con peligro. Tuvo dos claras y las malogró, sino hubiese sido un (re)debut perfecto y soñado.

Javier Saviola y Fernando Cavenaghi no calificaron.

Imagen: Nicolás Aboaf