¿A dónde están los goles?

No pudo River. Por momentos no supo y cuando encontró las formas de llegar malogró las chances que creó. Fue 0 a 0 ante un Tigre que se replegó durante casi todo el encuentro, pero que pudo haberlo ganado. El empate quedó bien.

Sólo faltaba el Monumental para que el marco fuera el soñado. A días de uno de los partidos más importantes de la década para River, volvía a ver acción por el torneo local y con el entusiasmo que los regresos generan. Con Javier Saviola, Luis González y Fernando Cavenaghi en el banco, la atención estaba puesta en sus ingresos, en recuperar parte de la historia del club.

GALLARDO RESPONDIÓ, YA VENDRÁN LOS GOLES
LOS PUNTAJES CONTRA TIGRE

Quizás por eso, el primer tiempo se jugó más afuera que adentro para River. A pesar de algunos toques con peligro en la zona de ataque, que se generaron mayormente tras el ingreso de Lucho González por el lesionado Pisculichi, Tigre mantuvo al equipo de Gallardo lejos de su área y aprovechó las desconcentraciones propias de la inactividad. Ahí, a los 20, Barovero se hizo gigante para negarle el gol a Tigre.

En el complemento, River profundizó el modelo: Ensanchó la cancha con la subida de los laterales, dejó a Ponzio como único recuperador en el medio, soltó a Sánchez y Lucho y tuvo en Martínez y Mora las credenciales del ataque a puro vértigo y pelea. Con mayor volumen de juego, faltó la puntería para abrir el marcador. Sánchez desperdició una increíble en el área chica y lo mismo hizo González minutos más tarde.

Al peso ofensivo que faltaba, se lo quiso compensar con mayor presencia en ataque. Ingresaron Saviola, Cavenaghi y toda las miradas volvieron a la cancha -quizá por primera vez en la noche-. Sin embargo, el vértigo disminuyó y en la desesperación por quebrar las líneas defensivas, Tigre casi lo gana de contra. Sólo por Barovero, que tapó una clara de Galmarini, y el error en la definición de Benozzi, terminó 0 a 0.

Lo importante es el martes, la Libertadores. Aunque siempre es mejor llegar con la confianza de las victorias. Temperley será la posibilidad de volver a ganar (aún no lo hizo en el semestre) y llegar a punto ante Guaraní.

Imagen: Nicolás Aboaf