Una eliminación temprana e injusta

River comenzó mal el semestre. Por segundo año consecutivo, Rosario Central lo sacó de la Copa Argentina. Fue 0-2, en San Juan. El equipo generó muchas chances de gol, pero se encontró con Caranta. Fueron expulsados Maidana y Alvarez Balanta.

Otra vez, como en la edición 2014, Rosario Central se erigió en el verdugo de River en la Copa Argentina. Aquella vez fue en semifinales, ahora en 16vos. Fue otra vez en San Juan. Fue un 2-0 exagerado en función de como se dio el desarrollo, pero es una caída que no deja de doler pensando en el ánimo de este equipo para ir en busca del objetivo principal, la Copa Libertadores.

Gallardo probó con un equipo similar al que va a jugar con Guaraní. Desde lo táctico, si se lo compara con el del primer semestre, un retoque sustancial: afuera un punta (Teo) y adentro un volante ofensivo (Pity Martínez).

De movida, River se paró así: línea de 4, Kranevitter delante de los centrales, Ponzio más arriba, Sánchez y Bertolo abiertos en los costados y Martínez suelto a la espalda de Mora, el hombre más adelantado.

Para imponer una idea con este sistema se necesita más trabajo. Los volantes deben sorprender con diagonales y ser respaldados por los laterales para lograr superioridad numérica en las bandas.

La idea no podía ser llevada a cabo durante mucho tiempo, ya que a los 22 minutos se lesionó Bertolo y el Muñeco tuvo que modificar el dibujo: el Pity se corrió a la raya y Boyé acompañó a Mora arriba.

Central, mientras tanto, comenzaba a complicar, con un atrevido Cervi, al que costaba tomar cada vez que encaraba. Y al 10 Canalla se llevó puesto Maidana adentro del área. Hubo un contacto leve, pero Beligoy no dudó y cobró penal. Marco Ruben la cruzó arriba y puso el 1-0.

A pesar de la desventaja, River tuvo un veranito dentro de la gélida noche sanjuanina y pudo empatar. Tuvo tres chances en pocos minutos. Primero tuvo mala suerte, porque el cabezazo de Mora (gran centro de Sánchez) dio en las piernas de Caranta y pegó en el palo. Luego el Pity Martínez finalizó una buena contra que el 1 Canalla mandó al corner. Y en la última Boyé (asistencia de luxe de Mora de taco) le entró de zurda, pero Caranta negó el grito del pibe.

El primer se terminaba con un gol abajo y la roja a Maidana, quien imprudentemente fue lejos a buscar a Ruben y le entró fuerte desde atrás.

Con un hombre menos, River reacomodó piezas: Ponzio de último hombre con Mercado y Balanta a sus costados, Vangioni como un volante más y Martínez suelto. Y el Pity tuvo el empate en su pie derecho, pero otra vez Caranta le dio no con una notable volada. Luego probó con la zurda, pero otra vez el ex Lanús apareció con la mano derecha.

River, por situaciones, ya merecía el empate. Pero a sus jugadores se les seguía yendo la mano. Como a Balanta, quien no fue con el brazo arriba ante Ruben y Beligoy lo echó sin dudar. Con dos menos la historia iba a ser muy difícil.

Gallardo se jugó dos plenos con Pisculichi y Cavenaghi. Apostó a la pelota parada del zurdo y al oportunismo del Torito en el área. River estaba en partido. Y más cuando Beligoy echó a Musto por una leve entrada contra Sánchez.

Lo que no sobraba era claridad. Y Central, que durante todo el segundo tiempo no había llegado, tuvo una contra letal. Sánchez y Mercado se chocaron en una jugada y Aguirre tuvo 50 metros para correr con la pelota en su pie izquierdo. Vio a Barovero adelantado y se la puso por arriba. Golazo.

River eliminado de la Copa Argentina. Ahora va por otra Copa. Una que importa mucho más.