La felicidad de Gallardo: hay refuerzos

De aquel Gallardo versión verano, molesto por la ausencia de refuerzos, a este que abrió la segunda parte de la temporada hay un abismo. Después de cumplir todos los objetivos casi sin haber sumado jugadores, el arribo de Javier Saviola y Nicolás Bertolo sumado a la expectativa por Lucho González y Alario lo dejan al borde de la explosión de felicidad.

“Estamos muy contentos por cómo nos estamos armando para los desafíos que se nos vienen, que son muy importantes”, abrió el DT con confianza y semblante renovado.

“Se están haciendo los esfuerzos necesarios para que Tabaré Viudez finalmente llegue. Tal vez los tiempos no nos jueguen a favor porque los partidos comienzan dentro de muy poco, pero el semestre es largo y hay mucho por jugar”, manifestó en torno al único pedido que aún parece lejano por cuestiones de cupo y que podría acelararse si Teo Gutiérrez o Rodrigo Mora abandonan Nuñez.

Y agregó: “Las negociaciones nunca fueron simples por Viudez, pero creemos que se va a resolver de la mejor manera. Se están haciendo los esfuerzos necesarios para que llegue. Yo confío en que se va a incorporar. Igualmente, aún resta definir la situación del cupo de extranjeros. Hasta entonces, no podemos contar con él”.

Confirmó que no se opuso a la posible llegada de Lucas Alario, el punta de Colón: “Va a llegar. Tengo entendido que ya están acordadas las partes. Entre mañana y el viernes tendremos la posibilidad de sumarlo. Obvio que me gusta, sino no vendría. Los jugadores que llegan son elegidos míos”,

Además, reflejó la felicidad compartida de contar con Saviola y Bertolo entre sus dirigidos. “En este poco tiempo de preparación, intentamos reflejar todo lo bueno que queremos hacer. Tanto (Nicolás) Bertolo como Javier (Saviola) se han sumado con muchísimo entusiasmo. La llegada de Javier hace que sigamos sumando en calidad y experiencia. Un jugador de la casa, querido por todos. Y estamos muy ilusionados con las posibilidades que nos puede brindar como futbolista y ser humano”, cerró.