El “vendible”

Alvarez Balanta sigue siendo el jugador a transferir. Postergado, River necesita dinero y liberar un cupo de extranjero. ¿Hay ofertas por el colombiano?

Cuando apareció en Primera de la mano de Ramón Díaz, allá por abril de 2013, Daniel Passarella dijo que valía 20 millones de dólares. Nunca lo pudo vender el ex presidente. También hubo una decisión de sostener a una de las joyas. Un poco y un poco. La realidad hoy es bien diferente para Eder Alvarez Balanta.

Se recupera de una fractura en la tibia derecha y por eso se quedó afuera de la Copa América por decisión de Pekerman, quien lo había incluido en la lista de preseleccionados para ir a Chile. Ya estaba haciendo fútbol, aunque no contaba con el ritmo suficiente de competencia.

Su último partido fue a fines de marzo, contra Juan Aurich, en Perú, donde metió un gol. Estaba otra vez en buen nivel, aunque Gallardo siempre se lo consideró suplente de Funes Mori.

Maidana, el mencionado mellizo, Mammana (si no lo venden) y Pezzella son opciones para el técnico, quien no pondría reparos si la dirigencia decide vender a Balanta. Porque más allá de su inactividad sigue siendo el futbolista a transferir. Sí, más allá de este presente sombrío, el cafetero continúa siendo solicitado. A River, que no lo va a regalar, le vendría bien un ingreso de dinero y además liberaría un cupo de extranjero para la inminente llegada del uruguayo Tabaré Viudez.