Nunca lo des por muerto

River no jugaba bien y perdía en Bahía Blanca, pero en el final rescató un punto por un golazo del Pity Martínez. Fue 1-1 para seguir a tres puntos de San Lorenzo con un partido menos.

Parecía que estaba de vacaciones anticipadas. No fue a Bahía Blanca en plan de turismo, pero la actuación de River fue pobre. Al equipo de Gallardo le faltó juego y le sobró imprecisión. En ese contexto fue positivo haber rescatado un punto sobre la hora por el remate del Pity Martínez.

El partido no tuvo demasiadas luces. El primer tiempo rozó el bodrio. River no tuvo fluidez, se diluyó en tres cuartos y dejó muy sólo a Cavenaghi como referencia. Había buenos pies detrás de la línea del 9, aunque estaban todos desconectados.

Gallardo puso a varios que le pegan bien desde afuera del área: Pisculichi, Pity Martínez, Ponzio, Rojas… Igualmente, el primer remate desde afuera fue por el menos esperado, Kranevitter, y terminó en las manos de Champagne. Con el correr de los minutos se iba a animar el resto, aunque todos los tiros fueron débiles o desviados.

Todo era chato y aburrido. Lo más peligroso de River llegó a través de la pelota parada. En una cancha de dimensiones reducidas, un tiro libre desde un costado puede ser una ocasión manifiesta de gol. Funes Mori estuvo dos veces cerca, aunque le faltó fuerza para conectar. Algo similar le ocurrió a Maidana, quien no se animó a pegarle de primera desde el área chica.

Olimpo, que sólo se limitaba a esperar y salir de contra, iba a tener la más clara con Blanco: su derechazo reventó el palo derecho de un entregado Barovero.

River necesitaba un sacudón. Y un delantero más. Por eso el Muñeco mandó a la cancha a Boyé por Rojas. Igual sólo cambió la disposición táctica. Piscu suelto, Pity a la izquierda, el Torito más acompañado. Pero el equipo no levantaba y los de Bahía entendieron que si se animaban podían hacer daño.

A los 14, Vangioni la perdió en la salida, Encina metió un centro desde la derecha y Mansilla anticipó a Mayada para batir a Barovero. 0-1. Cuesta abajo con media hora por jugarse.

El DT apostó a los pibes Kaprof y Franco López por Ponzio y Cavenaghi. Pero River no le encontraba la vuelta y Olimpo casi se pone 2-0: el fierrazo de Cobo dio en el poste izquierdo.

Parecía que se iba del Carminatti con las manos vacías. Pero a este River nunca hay que darlo por muerto. Al Pity le quedó un rebote tras un corner, la calzó de primera y la puso contra la ratonera de Champagne. Golazo. 1-1.

Con un partido menos (ante Tigre), River sigue en la pelea, a tres puntos de San Lorenzo. Todavía quedan 15 fechas.

Imagen: Prensa River