“Me quedé con la camiseta de Funes Mori”

Andrés Podlesch, el defensor de Liniers de Bahía Blanca que se emocionó luego del partido con River, club del que es hincha, contó que intercambió la casaca con el mellizo y narró algunas anécdotas de una noche inolvidable.

A Andrés Podlesch le dura la emoción. Fanático de River, enfrentó al club de sus amores con su Liniers de Bahía Blanca. Y en Pasión Monumental radio, por AM 990, contó las vivencias de una noche inolvidable y que tuvo su premio.

“Desde que nos enteramos que jugábamos con River fue impresionante, no lo podíamos creer. Pero la idea era no confundirse hasta que llegara el partido”, arrancó.

El zaguero del cuadro bahiense reconoció que “desde que nos subimos al avión nos recibieron diez puntos. Piensen que nosotros tenemos un colectivo que a veces nos dejar tirados, entonces lo que vivimos fue como si jugáramos en Primera. Cobramos un sueldo básico en el Federal B, pero nos conocemos hace cinco años y queríamos vivir esto juntos. Trabajamos para ganarnos el pan y esto lo hacemos por amor y diversión. Fue muy fuerte. Si yo encima nunca me había subido a un avión…”

Y siguió, emocionado: “Ver esa cantidad de gente fue increíble, varios nos empezabamos a quebrar después del partido. Cuando terminó el partido y nos acercamos a la tribuna, yo no podía más, la platea nos aplaudió, me la banqué como un duque hasta donde pude”.

Podlesch destacó la hidalguía de River: “Se tomaron el partido con seriedad. En la cancha se enojaban cuando erraban un pase, se peleaban por algún tiro libre, en ningún momento nos tiraron la categoría encima. Nos trataron como pares, aunque no lo somos. Pero yo lo viví así, aunque fue impresionante verlos volar adentro de la cancha”.

Por último, narró algunas anécdotas:

– “Me llevé la camiseta de Funes Mori”.

– “Le agradecí a Kranevitter por como está jugando y a los dirigentes por lo que nos están haciendo vivir. Ganamos dos torneos en un año, estamos en semifinales de Copa Libertadores, con Boca nos va bien”.

– “¿Si le pegué a Aimar? Cuando lo vi encarar en diagonal y sabía que iba a venir hacia mi, encogí un poco las piernas, si lo agarraba me moría. No alcancé a decirle que me disculpara porque no tenía aire ni para hablar”.

– “Si llego, el domingo voy a ver a River contra Olimpo”.