Otro ratito de clase, otro ratito de Aimar

A tres días de su vuelta con Central, el Payaso jugó media hora y casi mete un gol. Bien.

La magia sigue sumando minutos. Ya duplicó la cifra cosechada ante Central, el pasado domingo, cuando Gallardo lo mandó a la cancha a los 29 del segundo tiempo.

En Formosa, el Muñeco buscó a Pablo Aimar para que sea el primer cambio y a los 14 del complemento ya lo tiró a la cancha.

En su primera intervención, el 35 casi mete un gol. El pase atrás de Pity Martínez le quedó incómodo, pero alcanzó a dominar el balón y buscó el arco. No festejó porque justo se metió un defensor de Liniers y la mandó al corner.

El cordobés no se quedó con eso. Gambeteó, se bancó algunas leves patadas, jugó siempre a un toque. Posiblemente, viaje a Bahía Blanca para jugar contra Olimpo y sería parte de la delegación para el Superclásico de Córdoba, el próximo martes.

Post partido, el de Río Cuarto dijo: “Creo que voy a ir tomando ritmo con el correr de los partidos”. También valoró al rival: “Ellos tenían mucha ilusión. Todos somos jugadores, hicieron un buen partido. Sacamos ventajas en determinadas jugadas por otra calidad”. Fue cauto sobre su futuro: “Es difícil saber cuánto más voy a jugar, si ven desde afuera que puedo ayudar sería buenísimo”. Y elogió a los formoseños: “Desde que llegamos el respeto fue impresionante”.

Imagen: Prensa River