El domingo vaya de smoking al Monumental: vuelve un crack

Pablo Aimar se concentra para el partido con Rosario Central y tiene chances de jugar algunos minutos a 14 años de su última vez con la banda roja.

Cumple el sueño. No se quería ir por la ventana. La pasión y el cuerpo fueron más fuertes. El corazón también. Las ganas. Una óptima recuperación tras una doble operación en el talón derecho. Y vuelve. En su casa, el Monumental. Esa que lo vio por primera vez en 1996, cuando los pantalones le quedaban enorme. La misma que otra vez se romperá las manos para aplaudir a un hijo pródigo regresando para comenzar su retiro donde se lo merece: en una cancha de fútbol.

Pablo Aimar se concentrará para el choque del domingo contra Rosario Central. Sí, justo contra su amigo Chacho Coudet, el único invicto del torneo. Casualmente, al primer equipo que le marcó un gol, allá por 1998.

El Antonio Vespucio Liberti estará colmado como de costumbre con una expectativa mayor. Ver al Payaso en vivo y en directo a 14 años de su última vez con una banda roja cruzándole el pecho.

Lo consensuó con Gallardo. Se sintió mejor en los partidos con la Reserva. Algún leve dolor lo frenó un poco y se pensó en postergar todo para el próximo miércoles, cuando River juegue en Formosa por la Copa Argentina con Liniers de Bahía Blanca.

Es ahora. Vuelve Aimar, habilitado para jugar, posiblemente con la 11 en la espalda. El domingo pongase smoking.