Si es por Copa, Carlitos la emboca

Sánchez abrió la historia en el Minerao con un gol. Sí, como ante Boca.

Ya venía dulce de la Recopa, anotando los dos goles contra San Lorenzo, tanto en el Monumental como en el Nuevo Gasómetro. Y en la Libertadores se puso el traje de artillero otra vez.

En la primera ronda marcó el empate con Tigres. También en Núñez cambió por gol el penal para ganarle la ida de octavos a Boca. Y en el Minerao la metió otra vez para que Cruzeiro sufra por primera vez en su cancha en esta Copa.

Sánchez hace historia. Porque hasta esta noche el único grito Millonario había sido de Pinino Más en la final de 1976.

Que siga así.