Puntajes vs. Boca: El león del mediocampo

En un River protagonista y pujante, Leonardo Ponzio fue la cara del equipo. Cortó en todo el mediocampo, recuperó alto y pisó las dos áreas duante el tiempo que estuvo en cancha.

Marcelo Barovero (7): Sin atajadas determinantes, supo responder con velocidad de piernas para cortar alto y alejar el peligro.

Emanuel Mammana (7): Se volvió a bancar el lateral derecho de la defensa como si fuese su lugar natural en la cancha. Cortó arriba, no sufrió en defensa y se animó a proyectarse.
Jonatan Maidana (6): Ganó en todas las bochas aéreas, alejó a los delanteros rivales con pierna fuerte e inteligencia. Cortó en los dos laterales con igual prestancia.
Ramiro Funes Mori (6): Aguerrido y luchador. Cortó siempre lejos del área para que el peligro no llegara a sentirse. Por momentos se le fue la pierna y por eso lo amonestaron. No tuvo problemas en salir jugando de abajo.
Leonel Vangioni (6): Después de varios partidos con dudas, volvió a cerrar filas en defensa y se animó a trepar por el andarivel izquierdo, algo que desconoció en los últimos encuentros. Igualmente, todavía le falta fineza.

Carlos Sánchez (6): Carrera incansable por el corredor derecho. Siempre fue salida y pisó las dos áreas.
Estuvo en la propia para tapar ciertas deficiencias de Mammana y llegó a la de Orión para llevar peligro. Con la presión de los rumores y los reclamos airosos de Teo en el pedido del penal, heló la cabeza y acomodó a un palo para el gol de la victoria.
Leonardo Ponzio (7,5): Volvía después de la lesión y pareció que estaba en su plenitud. En el tiempo que estuvo en cancha fue por escándalo el mejor. Cortó todo en el mediocampo, repartió con criterio, se metió entre los centrales cuando se dispersaban pero también cortó en los dos laterales y con vértigo al área rival. Se fue extenuado y con hielo. ¿Hay lesión?
Matías Kranevitter (6): Fue el complemento perfecto para la figura. Corrió detrás de él para cubrirle la espalda cuando se proyectó, cortó alto y repartió la pelota con efectividad hasta el último minuto del partido.
Sebastián Driussi (5): Parece haberse quedado con el puesto. De los que probó Gallardo en el año, fue el único que deslumbró y repitió. Velocidad e inteligencia para ser siempre posibilidad de ataque. Picardía para presionar a los defensores rivales y ocasionar errores que derivaron en situaciones de gol.

Rodrigo Mora (5): Mucho empuje, mucho vértigo y juego asociado. Se movió libre por todo el frente de ataque e incomodó a los defensores rivales. Presión alta, el primer defensor. Además, siempre buscó el arco rival.
Teófilo Gutiérrez (5): Pintaba para un buen partido hasta que se le salió la cadena. Primero, incomodó a
Sánchez en el momento del penal. Le reclamó, gesticuló y lo empujó para poder patearlo. Después, patada descalificadora que derivó en roja directa y ausencia en la Boca. Hasta el penal para River, había hecho todo bien menos definir el par de situaciones que se generó.

Gonzalo Martínez (5): Picante por el sector izquierdo, generó la jugada del penal por una avivada a pura intuición e inteligencia.
Camilo Mayada (5): Velocidad diferencial para un momento que pedía más tenencia que vértigo. Habilitó de manera precisa a Teo en la más importante después del gol.

Imagen: Nicolás Aboaf.