Con el apoyo de Ramón

El Pelado Díaz estuvo alentando a River con su hijo Emiliano.

Afincado en Asunción desde que dirige a la selección paraguaya, Ramón Díaz se tomó un avión privado junto a una comitiva de amigos y allegados, entre ellos su hijo Emiliano, y vio el Superclásico.

Pasadas las 20 horas, el riojano llegó al Monumental y provocó el revuelo de los hinchas que estaban en el bajo terraza y el acceso a la platea San Martín, donde el DT más campeón de la historia del club vio el partido, en un palco.