Carlitos copero

Como en la Recopa, Sánchez se puso la ropa de goleador y tuvo una enorme precisión para meter el penal que significó el éxito Millonario.

Había que verlo “pelearse” con su amigo Mora apenas Delfino le dio el penal a River por la falta de Marín a Pity Martínez. Toda una imagen que marcaba sus ganas de patear el penal que finalmente metió.

Carlos Sánchez tuvo una notable precisión para cambiar por gol el disparo desde los doce pasos. La cruzó toda y Orion se fue para el otro lado. Lo gritó con alma y vida y recibió el abrazo de casi todos sus compañeros.

El uruguayo es amigo del gol en los partidos claves por la Copa. Lo fue con San Lorenzo en los dos cruces por la Recopa Sudamericana. Y ahora lo sufrió Boca.

Imagen: Nicolás Aboaf