“River debe avasallar a Boca”

Ariel Ortega analiza cómo el equipo de Gallardo debe salir a jugarle a los de Arruabarrena en la ida de octavos por la Copa. “Podemos jugar mejor, pero ellos están mejor”, confiesa.

Cuenta que su hijo Tomás le preguntó si está para jugar. “Sí, 10 minutos”, le respondió él, que como hincha “lo vivo ansioso, no veo la hora que sea jueves para estar ahí, voy a ir a alentar”.

Ariel Ortega, enfermo de River, también analiza lo que pasó el domingo en la Bombonera y cómo el equipo de Gallardo debe afrontar la ida por los octavos de la Libertadores. “River no jugó bien y Boca tampoco fue muy superior, pero el Vasco acertó en los cambios. River no hizo el juego del torneo anterior. Su mejor caracterísitca era jugar en equipo y además hay jugadores claves que no están en su nivel como Pisculichi o Martínez. Creo que River puede jugar mucho mejor. Tiene que proponer lo del año pasado jugando la Sudamericana y el torneo, lo que proponía era salir a jugar y avasallar a los equipos. Hoy por hoy tiene jugadores que no están en su nivel. En estas instancias decisivas tienen que aparecer los jugadores como Pisculichi, Teo, Martínez… Tienen que meterse a la gente en el bolsillo en esta seguidilla. A mí no me gustó este último partido en general, menos con el resultado. Por eso creo que River ahora tiene que proponer otra cosa y volver a la esencia. Debe tener ese carácter que tuvo en la Sudamericana, lo pasó por arriba y lo cagó a patadas. Eso estuvo bueno”.

Igualmente, el Burrito reconoció al eterno rival: “Boca ha crecido muchísimo, no es el del año pasado. Se nota que está mucho mejor, no es el de la Sudamericana… Y tampoco este es el River del semestre anterior, se ha equiparado un poco a favor de Boca”.

Ariel considera que es clave el choque de ida: “River tiene que definir la llave de local, tiene que buscar desde el primer minuto salir a ganar el partido y llevárselo por delante a Boca”. Y pronosticó: “El que pasa la llave se va camino al título. Te agarra un estado anímico muy bueno, es todo positivo, te cambia todo”.

También se hizo un hueco para chicanear a Arruabarrena: “Que vaya para atrás el jueves… Le hice empezar una carrera en Boca, que no sea mal agradecido”. El Vasco se inició en Boca como reemplazante de un Mac Allister que empezó a firmar su salida de Boca (igual jugó dos años más) luego del recordado baile que Ortega le pegó el 30 de abril de 1994, cuando River ganó 2-0 (un gol de Ariel) y al jujeño le valió ir al Mundial de Estados Unidos.